Internacionales

Unicef pidió 1.600 millones de dólares para reforzar la ayuda para niños

Unicef


Unicef

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) pidió este martes 1.600 millones de dólares  para reforzar su respuesta humanitaria para los niños afectados por la pandemia del coronavirus.

Esta cifra constituye 1.000 millones de dólares más que el llamamiento que Unicef realizó a finales de marzo a este respecto, cuando solicitó 651,6 millones de dólares.

Según explicó el organismo, el incremento de la petición de fondos refleja «las consecuencias socioeconómicas devastadoras de la enfermedad y el aumento de las necesidades de las familias».

«A medida que el brote entra en su quinto mes, el coste de los suministros, el envío y la obligación de proteger a las personas están incrementado de manera notable», explicó Unicef.

A juicio de la directora ejecutiva del organismo, Henrietta Fore, «la pandemia es una crisis sanitaria que se está convirtiendo rápidamente en una crisis de derechos de infancia».

«Las escuelas están cerradas, los padres no tienen trabajo y las familias están cada vez bajo una presión mayor. A medida que comenzamos a reimaginar cómo sería un mundo post covid-19, estos fondos nos ayudarán a responder a la crisis, a recuperarnos de sus consecuencias y a proteger a los niños de sus efectos colaterales», agregó.

Unicef ha señalado que el acceso a servicios esenciales, como la atención médica y la vacunación rutinaria, ya se ha visto comprometido para cientos de millones de niños, lo que podría llevar a un aumento significativo de la mortalidad infantil.

Asimismo, es «muy probable» que la salud mental y el impacto psicosocial causados por la restricción de movimientos, el cierre de escuelas y el consiguiente aislamiento intensifiquen niveles ya altos de estrés, especialmente en los niños más vulnerables.

En este sentido, un análisis de Unicef muestra que 77% de los menores de 18 años de edad de todo el mundo, es decir, 1.800 millones de niños, viven en uno de los 132 países en los que hay algún tipo de restricción de movimiento en vigor debido al covid-19.

Además, los factores de riesgo de violencia, abuso y negligencia aumentan para los niños en estos contextos de restricciones de movimientos y deterioro socioeconómico, recordó la agencia dependiente de Naciones Unidas.

También las niñas y las mujeres corren un mayor riesgo de sufrir violencia sexual y de género. Por otra parte, en muchos casos, los niños refugiados, migrantes y desplazados internos, así como los repatriados, están experimentando un acceso reducido a servicios y protección y una mayor exposición a la xenofobia y la discriminación.

«Hemos visto lo que la pandemia está provocando en países con sistemas sanitarios avanzados y estamos muy preocupados por las consecuencias que puede tener en países con sistemas de salud más frágiles y con menos recursos», detalló Fore.



Source link

Deja un comentario

También pueden gustarle