Entretenimiento

«Un paso en falso en la desescalada puede suponer otro brote de la pandemia, sería desastroso»

El presidente de la Región de Murcia, Fernando López Miras, en su despacho


Madrid
Actualizado:

Guardar

Fernando López Miras tiene sobre la mesa de su despacho en San Esteban los últimos datos de la pandemia en la Región de Murcia: más personas curadas (842) que afectadas en este momento (790), con un total de 126 fallecidos. Es una de las situaciones menos malas de toda España, algo que atribuye, sobre todo, a la anticipación y la previsión con que se actuó. Al empezar la entrevista con ABC, por videoconferencia, utiliza el gel desinfectante que tiene sobre su mesa como un elemento tan obligado ya como el agua. López Miras se mueve con máxima prudencia ante la nueva fase que se abre desde hoy.

Este domingo, los niños pueden salir a pasear con un adulto. ¿Ha llegado el momento de aliviar el confinamiento en general?

En Murcia siempre hemos sido muy prudentes. Cualquier paso que se dé tiene que ser consensuado y respaldado por los servicios sanitarios y bien coordinado. Hay que ir poco a poco, con todas las garantías de seguridad para la salud. Si ahora diésemos un paso en falso, que supusiese un nuevo brote, sería desastroso y podríamos entrar en una situación de no retorno económico y social.

¿Qué plazos maneja para la desescalada en su comunidad

Ahora mismo cumplimos todos los requisitos necesarios para esa desescalada. Somos la provincia con mejores datos y menos fallecidos y contagios. Debe hacerse con la máxima coordinación y con el respaldo de criterios científicos y sanitarios. Se está hablando de una desescalada asimétrica, y me preocupa, porque no podemos convertir a las comunidades que se abran en receptoras de población de otras regiones donde no sea posible esa medida. Aquí somos especialmente sensibles con eso, porque de los 100 primeros contagios en Murcia, 98 eran importados.

El Gobierno ha vetado los planes autonómicos para esa desescalada y ha dejado claro que el mando exclusivo es suyo. ¿Qué le parece?

Nosotros lo respetamos. Hemos mostrado lealtad y colaboración con el mando único y así va a seguir. Creo que es necesario que esa desescalada se coordine entre todas las comunidades y el Gobierno central. Ahora bien, no estoy de acuerdo en la actitud del Gobierno respecto a la toma de decisiones, sin informar y sin hacer partícipes a las comunidades. La sociedad está inmersa en la incertidumbre y no recibe ninguna certeza del gobierno central, y las comunidades tampoco. Se nos debe escuchar y tener en cuenta las propuestas que hagamos y, hasta ahora, no se está haciendo.

¿El Gobierno está actuando con lealtad hacia las comunidades?

No me gustaría definirlo como falta de lealtad. La voluntad del Gobierno central es máxima para mejorar la situación, seguro que es la mejor. Pero hay improvisación. Se anuncian medidas de calado importantísimo, sin consultarlo con quienes tienen que ponerlas en marcha, como ocurrió con las mascarillas.

¿Se podrá veranear en Murcia?

Hay que ir planteando paso a paso. No sería prudente decir lo que vamos a poder hacer en agosto. Pero si es posible veranear finalmente, todo habrá cambiado. Hasta que tengamos una vacuna los hábitos sociales serán diferentes.

Tiene uno de los mejores datos de España frente al virus. ¿Cuál es la clave?

Han sido varias. Nos anticipamos en la toma de decisiones. Fuimos los primeros en crear un comité de seguimiento y en enero ya empezamos a comprar material. Fuimos los primeros en tomar decisiones, como el cierre de colegios o el confinamiento de parte de la población. Hemos ido tomando decisiones con una semana de antelación respecto al Gobierno central. Otra clave ha sido la organización del sistema sanitario. Nos preocupaba que colapsara y se reorganizó la atención primaria. Ha sido un dique de contención para expansión de la pandemia. Y otra cuestión esencial ha sido el aislamiento y monitorización de toda persona que tuviese un síntoma leve o estuviera en contacto con un positivo.

Anticipación y previsión. Justo lo que ha faltado en el Gobierno.

Sin duda ha sido el principal problema. Si el Gobierno de Murcia tenía información para adelantar decisiones, estoy seguro de que el Gobierno central también.

—Usted habla todas las semanas con Sánchez. ¿Cómo ve al presidente?

Lo veo ocupado y preocupado por la situación. Pero esto no es cuestión de voluntad, que se la presupongo, sino de tomar decisiones certeras y a tiempo.

¿El mando único ha sido útil?

La coordinación entre el Ministerio y las consejerías ha sido buena, positiva y necesaria. El principal problema ha sido la ineficacia en la compra y suministro de material de protección. Se ha demostrado que el Ministerio no tiene capacidad técnica ni recursos suficientes, materiales y humanos, para poder aprovisionar a todas las comunidades. Fue el primer gran error.

Cuando escucha que el PP desmanteló la sanidad pública, ¿qué piensa?

Pienso en la Región de Murcia, que lleva años gobernada por el PP, con un sistema sanitario que ha dado respuesta como ningún otro a la pandemia. Ni hay desmantelamiento ni recortes. Nosotros también somos víctimas de los bulos del PSOE y Podemos con esto de los recortes. La realidad está ahí.

¿Ve necesario el pacto por la reconstrucción que pide Sánchez?

Cuando se habla de pactos para el futuro de España, Murcia quiere estar. El problema es que llevo tres semanas escuchando hablar de pactos, el nombre es muy bonito, pero no sé nada más de eso. Si lo que queremos es tomar una foto, y con eso validar decisiones del Gobierno sin consensuar con las comunidades y utilizar la pandemia para imponer criterios y medidas de más calado político que económico y social, para eso no nos podemos sentar.

¿Pablo Casado debe ser más duro con el Gobierno o debe bajar la tensión?

Está haciendo la oposición que necesita España. En mitad de la mayor crisis sanitaria de la democracia, no es momento de hacer críticas destructivas. No es momento de destruir, sino de una oposición crítica, rigurosa, constructiva, que señale los errores y plantee alternativas.

¿Y después qué debe hacer el PP?

Será el momento de exigir responsabilidades. Vamos a necesitar un Gobierno capaz de tomar decisiones y reformas de calado económico muy valientes. Pero un gobierno de izquierdas va a ser incapaz de tomar las decisiones que necesita el tejido productivo español y de poner en marcha las reformas necesarias.

¿Será el momento de un Gobierno de concentración?

El problema es de fondo. Aunque se vaya Podemos del Gobierno, Sánchez no se va a volver de centro.

El entendimiento va a ser complicado.

Tenemos la mano tendida, pero aquí lo primero que nos ha pedido el PSOE es subir los impuestos. Y así no es posible. Para nosotros es una línea roja.

¿Comparte con Álvarez de Toledo que Sánchez debería someterse a una cuestión de confianza?

No es el momento. En mitad de la mayor pandemia de la democracia no es momento de articular medidas que hagan caer a quienes deben estar centrados en salvar vidas.



Source link

Deja un comentario

También pueden gustarle