Política

Trump sugiere que los casos de violencia policial racista se deben a “algunas manzanas podridas”

Trump sugiere que los casos de violencia policial racista se deben a "algunas manzanas podridas"


El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha ratificado este martes en Kenosha, donde el afroamericano Jacob Blake fue disparado siete veces en la espalda por un policía blanco, su mano dura contra las protestas violentas, que ha achacado a la izquierda radical y al “terrorismo doméstico”. En un intento por rebajar las acusaciones vertidas sobre los cuerpos policiales, el presidente ha sugerido que, más allá del racismo sistémico, en ocasiones, se trata de “algunas manzanas podridas”. Según Trump, los policías “están bajo una tremenda presión” y, pese a ello, realizan un “trabajo increíble”.

Trump compara a los policías que disparan sin justificación con jugadores de golf que se equivocan

Trump compara a los policías que disparan sin justificación con jugadores de golf que se equivocan

Saber más

Trump ha llegado a la ciudad, que ha sido escenario de protestas después de conocerse el incidente que dejó a Blake ingresado en un hospital, desoyendo la petición del alcalde local, el demócrata John Antaramian, y del gobernador de Wisconsin, Tony Evers, de que evitara azuzar a los manifestantes.

“Estamos aquí para mostrar nuestro apoyo a Kenosha y Wisconsin”, ha asegurado Trump durante un encuentro con autoridades locales, legisladores y empresarios, entre otros asistentes, que ha encabezado después de recorrer los lugares afectados por las manifestaciones, que han causado dos muertos.

Contra la retórica antipolicial

Trump, que ha asegurado que más que protestas pacíficas lo que hay es “verdadero terrorismo doméstico”, ha defendido el envío de tropas de la Guardia Nacional y agentes federales a Kenosha.

“No estaríamos aquí sin nuestras fuerzas de orden público”, ha afirmado el mandatario, apuntando que hace solo unos días los residentes de esa ciudad pasaron por el infierno, pero ahora, ha insistido: “Me siento muy seguro”.

El presidente, que en noviembre disputará su reelección con el candidato presidencial demócrata, Joe Biden, ha asegurado que los “políticos imprudentes de extrema izquierda continúan impulsando el destructivo mensaje de que nuestra nación y las fuerzas del orden son opresivas o racistas”.

“Lanzarán cualquier palabra que se les ocurra. En realidad, deberíamos mostrar un apoyo mucho mayor a nuestros cuerpos policiales”, ha sentenciado, al recordar que tras el envío de tropas a Chicago realizaron “más de 1.000 arrestos” en el primer mes.

Por su parte, el fiscal general, William Barr, ha deslizado la hipótesis de que detrás de las protestas en Kenosha hay “instigadores violentos” que, según información recogida por su administración, procederían de estados como California y Washington, así como de la ciudad de Chicago, también sacudida por movilizaciones.

“La violencia que estalló poco después del tiroteo no es una respuesta legítima a un tiroteo policial”, ha puntualizado Barr en alusión a las protestas que siguieron al operativo policial en el que resultó herido Blake.

Sin encuentro con la familia Blake

Trump, quien antes de viajar empleó adjetivos como “tonto” y “estúpido” para referirse al alcalde de Kenosha, no se ha reunido finalmente con la familia de Blake, y, al ser consultado al respecto, ha afirmado que se siente “muy mal por cualquiera que pase por eso”.

Tanto el gobernante como el fiscal general indicaron que el hecho “está bajo investigación”.

La presencia del gobernante ha movilizado a simpatizantes y críticos. Estos últimos se han dado cita en el centro de la ciudad, escenario de las protestas y donde Trump ha recorrido las ruinas de varios locales destruidos, según han informado medios locales. The New York Times ha destacado que la esquina donde Blake fue disparado ha sido uno de los lugares de concentración para personas que reclaman justicia por lo ocurrido.

El de Blake se ha convertido en un nuevo episodio de brutalidad policial contra los afroamericanos en Estados Unidos, después de los que involucraron a George Floyd y Breonna Taylor.



Source link

1 Comentario

Deja un comentario

También pueden gustarle