Internacionales

Salvar el ‘Manhattan del desierto’

Salvar el 'Manhattan del desierto'


La Mirada del Corresponsal

Las lluvias amenazan al pueblo de Yemen que presume de ser la cuna de los primeros rascacielos del planeta, construidos de barro hace cinco siglos, mucho antes de que el cemento y el acero pusieran en pie a sus primos lejanos en la geografa urbana de EEUU y Europa

Unos ni

Unos nios juegan en los charcos formados por las tormentas frente a los rascacielos de barro de Shibam.
E. M.

Encajados entre dos montaas, a unos cientos de metros sobre el valle que forma Wadi Hadramut, se alzan los rascacielos ms antiguos del mundo. Sus esqueletos, bajo fachadas blancas y pardas, despuntan por el cielo desde hace cinco siglos sin un gramo del cemento o el acero que mantienen en pie a sus primos lejanos, alumbrados mucho tiempo despus en la geografa urbana de Estados Unidos y Europa.

Shibam, el apodado ‘Manhattan del desierto’, resiste en los mrgenes, entre los ridos pliegues del sureste de Yemen, un pas arrasado por un lustro de guerra civil y un incierto porvenir. «Es la ciudad en la que se construyeron los primeros rascacielos del planeta, hechos de barro. Es un pueblo nico que est completamente aislado del resto de ciudades de Yemen», relata a ELMUNDO.es Awad Afif, un vecino de la urbe que preside la asociacin local de artesanos. Las lluvias torrenciales de las ltimas semanas han hecho estragos en el callejero de Shibam, una ciudad amurallada edificada en el siglo XVI e incluida desde 1982 en el listado de patrimonio mundial de la Unesco con los honores de ser la primera urbe del mundo en emplear la construccin vertical.

«Hay muchos edificios afectados», reconoce a este diario Hasan Eidid, director de la sucursal local de la organizacin general para la preservacin de las ciudades histricas de Yemen. «Los daos en los inmuebles se han ido acumulando en los ltimos aos por la falta de restauracin y mantenimiento y el porcentaje de desperfectos aumentar si, como se prev, continan las lluvias torrenciales porque es la temporada anual y los fenmenos meteorolgicos se estn haciendo cada vez ms extremos», detalla el experto.

Los fuertes aguaceros y las inundaciones se han cebado, adems, con la capital yemen, San, y su ciudad vieja, un hipntico lugar construido en el siglo XI y protegido por la Unesco. Ms de 130 personas han muerto en el pas desde mediados de julio por las inclemencias climticas. La remota ubicacin de Shibam complica an ms las tareas de rehabilitacin que ya se han iniciado en San.

«Hemos detectado daos en las fachadas de algunos edificios por la fuerza y la abundancia de las lluvias, especialmente en las casas situadas en el lado sur de la ciudad y la va principal que lleva hasta la plaza de la mezquita», enumera Eidid. «En algunos casos, el agua se ha filtrado hasta el interior de los bloques y se han producido daos en los cimientos, en algunas partes de la muralla y en las infraestructuras aledaas como pavimentos, alcantarillado e instalaciones elctricas», admite el guardin de un patrimonio repartido por medio millar de caractersticos edificios. Fabricados de ladrillos de barro secados al sol, los iconos de Shibam -casas torre con entre cinco y 11 plantas- estn ubicados en una parada de la ruta de caravanas que comerciaban con especias e incienso y cruzaban el sur de la pennsula Arbiga. Asoman sobre un montculo rocoso, hacinados sobre una cuadrcula rectangular de calles y plazas fortificadas, diseados como bastiones familiares y emblemas de prestigio social y podero econmico y poltico. «El carcter defensivo de Shibam con su denso conglomerado de mltiples pisos sin apenas aberturas en el suelo es un testimonio excepcional de la fuerte competencia que existi entre las familias rivales de la zona», recalcan desde la Unesco.

A finales del siglo XIX, los mercaderes que procedan de Asia restauraron su arquitectura junto a la mezquita del siglo X y su castillo del XIII pero los conflictos, el abandono de la agricultura y la falta de reformas en su sistema de drenaje han ido alimentando su decadencia, acrecentada por el nacimiento de otros ncleos modernos extramuros de Shibam y la expansin del uso del cemento en las poblaciones cercanas al oasis.

Unas 7.000 personas habitan hoy su laberinto atestado de humildes rascacielos. «Los residentes de Shibam tienen, en su mayora, ingresos muy limitados», advierte Eidid. Las lluvias han expulsado ahora a algunas de las familias, obligadas por las heridas que han aparecido en los armazones de sus casas a buscar cobijo bajo el techo de parientes y vecinos. Hasta la fecha, las riadas ms catastrficas ocurrieron en 2008 durante un destructivo cicln tropical.

Una supervivencia amenazada

El viento, la lluvia o la erosin no son los nicos elementos que amenazan la supervivencia del primer vestigio de rascacielos. «Gran parte de la poblacin dependa del turismo, que se detuvo en seco con la guerra hace cinco aos. Ha sido un gran golpe para las familias de la ciudad», admite Afif. «Ms de treinta empresas dedicadas a la venta de plata, productos textiles y recuerdos han tenido que echar el cierre», agrega. La contienda, convertida en una lucha entre saudes e iranes por la hegemona regional, ha vaciado Shibam de las organizaciones internacionales y los tcnicos extranjeros que durante aos auscultaron y curaron de sus gigantes.

En 2009 un ataque de Al Qaeda tambin cimbre su frgil estructura, sometida desde 2015 al plomo que ha arrojado la coalicin rabe liderada por Arabia Saud. Desde hace un lustro, a raz de los bombardeos y las escaramuzas en sus alrededores, su arquitectura -nica incluso en los confines de la provincia- figura entre los sitios del patrimonio mundial en peligro. «Necesitamos una intervencin inmediata de las autoridades locales y de organizaciones como la Unesco para preservarlo. Durante las lluvias torrenciales, pasamos das enteros aislados y encerrados en las casas», suplica Afif.

Un comit trata an de evaluar los daos en un pas reducido a un reino de taifas y seores de la guerra que padece la mayor crisis humanitaria del planeta, con el coronavirus unindose ahora a los estragos que han causado el clera, la difteria o la hambruna. «Precisamos que se ejecute el proyecto de restauracin financiado por la Unin Europea, con una intervencin de urgencia», exige Eidid. «Durante el ltimo ao y medio hemos estado en conversaciones para salvar el patrimonio de Shibam. Ahora solo pedimos que se acelere la ayuda», concluye.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

Deja un comentario

También pueden gustarle