Entretenimiento

¿Por qué los pelos con canas son más gruesos que el resto?

¿Por qué los pelos con canas son más gruesos que el resto?


«Más vale tener canas que quedarse con las ganas»… Para la dermatóloga Ana Molina esta frase resume lo que ya empieza a ser un cambio de paradigma: el pelo blanco está de moda. A partir de los 45 años la mitad de nosotros tendremos canas, que irán aumentando con el paso del tiempo. Incluso algunas personas desarrollarán canicie prematura, en torno a los 30 o incluso a los 25 años. Además de factores como la genética, los hábitos de vida y los factores ambientales a los que estamos expuestos, también el estrés oxidativo, el que se produce a nivel celular, dañan la queratina del cabello y pueden influir en que desarrollemos más o menos canas.

Nuestro pelo se pone blanco porque los melanocitos (las células encargadas de producir el pigmento que le da color) se agotan. Podríamos decir, como explica la Dra. Ana Molina, que estas células son mucho más «vagas» que las del resto de la piel. Además, cuando el cabello se vuelve cano no solo está perdiendo su color, sino que, según revela la dermatóloga, también pierde calidad del tallo piloso. «El pelo canoso tiene una estructura más tosca, menos suave. Resulta más difícil de peinar, absorbe peor los tintes, es más sensible a la radiación solar y crece más descontroladamente. Vamos, que no solo cambia de color, sino que llega a tener, de alguna manera, personalidad propia», comenta.

Otro aspecto importante sobre las canas es que en realidad no son blancas, ni grises. Las canas son amarillas debido a su queratina constituyente pues al perder el pigmento que le daba color al tallo piloso solo queda el de la queratina que lo forma, según argumenta la Dra. Molina. La razón por la que lo vemos blanco es el efecto de la refracción de la luz sobre el pelo y sobre la denominada médula, un pequeño agujero que el cabello tiene en su interior. El efecto final es que vemos las canas de color gris aunque en realidad lo que estemos percibiendo visualmente es la mezcla entre las canas supuestamente blancas con los cabellos que mantienen su color habitual.

«Las canas no son blancas ni grises, sino amarillas»
Ana Molina , Dermatóloga

Cómo reducir la aparición de canas

Aún no existen evidencias científicas suficientes para afirmar que un fármaco o un alimento específico puede prevenir la aparición de canas. Lo que sí se sabe, según afirma Ana Molina, es que llevar una dieta saludable rica en frutas y verduras, y por tanto en antioxidantes, ayuda a mejorar la salud cutánea y capilar, pues permite luchar contra el estrés oxidativo que producen los factores externos como la polución, la radiación solar o las situaciones de ansiedad o estrés; y los hábitos poco saludables como el sedentarismo y la mala alimentación (dietas ricas en azúcares y grasas saturadas). También el tabaquismo y las alteraciones del sueño pueden tener este efecto «acelerador», según aporta la Dra. Mónica Rolando, dermatóloga de la Unidad Médica Serrano.

El estrés en lo que a las canas se refiere merece capítulo aparte pues tal como recuerda el Dr. David Saceda, miembro del Grupo de Tricología de la Academia Española de Dermatología y Veneorología ( AEDV), es la causa de que aumente los niveles de cortisol y adrenalina que dañan las células productoras de melanina (el pigmento que da color al pelo).

Para la Dra. Rolando, sin embargo, el efecto del estrés sostenido en el tiempo tiene una influencia mayor en cuestiones como caídas transitorias del cabello, aceleración del proceso de alopecia androgenética o incluso en la posibilidad de que pueda desencadenar trastornos autoinmunes que desemboquen en alopecias areatas (enfermedad ue afecta a los folículos pilosos).

Tanto el citado estrés como otros factores externos pueden acelerar la aparición del pelo blanco pero a la hora de determinar si aparecerán pronto o no en nuestra vida el factor que parecer ser más determinante es la genética o la «herencia familiar». «Si tus padres tuvieron canas cuando eran muy jóvenes, es muy probable que tú también las tengas», precisa el Dr. Saceda.

Además, como recuerda la Dra. Rolando, el cambio de color es más o menos prematuro en función de nuestro origen étnico, pues suele iniciarse a partir de los 30 años en los caucásicos y se produce más tarde en asiáticos o africanos.

El falso mito más extendido

¿Alguna vez has escuchado esa frase de que «si te arrancas una cana, te salen tres más»? Si es así y además has pensado que es cierta, ya es hora de desterrarla de tu mente. Tal como aseguran los tres dermatólogos consultados, se trata de una creencia popular o un falso mito sobre el cabello que no tiene ninguna base científica ni fundamento.

Ver los
comentarios





Source link

También pueden gustarle