Internacionales

Piden al Ayuntamiento de L’Hospitalet que recupere un transformador centenario

Piden al Ayuntamiento de L'Hospitalet que recupere un transformador centenario


Grupos de activistas consideran que la pandemia del coronavirus ha puesto de manifiesto la falta de espacios verdes y al aire libre en la ciudad

El Transformador de La Torrassa.

El Transformador de La Torrassa.
ANTONIO MORENO

El coronavirus ha causado estragos en La Torrassa, un barrio de L’Hospitalet de Llobregat que figura entre los de mayor densidad poblacional de Europa con 56.000 habitantes por kilmetro cuadrado. La pandemia ha puesto de manifiesto la falta de espacios verdes y al aire libre en un sector de viviendas pequeas que primero acogieron a inmigrantes autctonos y a las que en el nuevo milenio llegaron familias de nacionalidades diversas. La Torrassa tambin es el punto neurlgico de los movimientos vecinales que tratan de recuperar el patrimonio histrico de la segunda mayor ciudad catalana. Tras dos aos de dedicacin para que el Ayuntamiento rehabilite los restos de un castillo medieval hallado en 2008, el Castell de Bellvs, los vecinos han ampliado ahora sus miras hacia otro elemento histrico del barrio conocido como el Transformador de La Torrassa.

Hace un mes y medio, la pandemia situ a los barrios del norte de la ciudad en todos los noticieros de televisin. La plataforma Defensem el Castell de Bellvs asegura que el espacio verde ha descendido en L’Hospitalet durante los diez ltimos aos. Denuncian que no llega a un metro cuadrado por habitante en La Torrassa, lejos de los 15 que recomienda la Organizacin Mundial de la Salud. Sus miembros recuerdan que haba 30.000 metros cuadrados de zona verde tras la liberacin, a finales de la dcada de los 80, de la zona de alta tensin elctrica. El espacio alrededor del Transformador de La Torrassa se convirti en zona verde pero se cerr al uso pblico: hoy es una finca privada de Endesa, que acaba de invertir 350.000 euros en la infraestructura porque an da servicio a 95.000 clientes.

En 2018, en el lugar del espacio verde, se construy un campo de futbol que se inaugurar el mes que viene. El transformador, denominado realmente subestacin elctrica de Sants, de 107 aos de antigedad, perteneca a la empresa conocida como La Canadiense, la que trajo la industrializacin a la zona y dio pie a las 40 horas semanales gracias a una huelga. Su valor histrico es indiscutible. Queremos que el transformador sea un espacio abierto al barrio, a la cultura, al arte y a cualquier entidad que genere actividades para los vecinos, expresa Csar Ornat, un doctor en Biologa que dedica todo el tiempo que puede a defender el patrimonio histrico de su barrio, La Torrassa, y que propone varios usos para la subestacin elctrica. Desde una escuela de msica a una de arte, pero que sea un centro para el barrio, que lo necesita. El Ayuntamiento no ha solucionado este problema en dos dcadas, pasa algo similar con el soterramiento de las vas del tren. Su entidad, sin ir ms lejos, no tiene un espacio propio para reunirse, as que utiliza lugares que les presta puntualmente el Consistorio.

Tras las movilizaciones vecinales en La Torrassa, la recuperacin y rehabilitacin del Castell de Bellvs parece estar un poco ms cerca. El Consistorio baraja un proyecto que requiere una inversin de 1,5 millones de euros que aportara junto al Gobierno a partes iguales. Aunque el Ayuntamiento no es muy transparente, sabemos que ya hay destinados 90.000 euros a la rehabilitacin del castillo, que es del siglo XI. Estamos satisfechos porque constatamos que nuestra presin ha servido algo, pero no nos lo creeremos hasta que sea oficial, exponen desde la plataforma vecinal, que se opone a que la edificacin medieval se convierta en un museo de interpretacin de las poblaciones de la Edad Media en el Delta del Llobregat: Vemos esa idea del Ayuntamiento como algo con fines tursticos, sealan. A su modo de ver, el futuro del castillo debe ser un proyecto para el barrio, no para turistas y visitantes. No se puede regalar un espacio tan preciado, dicen, mientras los habitantes del barrio necesitan espacio.

Los activistas de La Torrassa sostienen que los dirigentes municipales no son conscientes del significado del patrimonio histrico. No aprecian su valor. En barrios de un siglo de antigedad, poblados por personas llegadas de fuera, la gente no puede tomar races si no hay patrimonio histrico. El patrimonio ayuda a integrar, a concienciar y a explicar por qu hemos llegado donde hemos llegado, refiere Ornat. La falta de patrimonio histrico puede aumentar las conductas incvicas. Y es que el arraigo juega en contra del incivismo. Si no hay pasado, no hay futuro. En los suburbios, cuesta ms integrarse.

El transformador, uno de los mayores representantes de la historia de La Torrassa, conecta a sus habitantes con su pasado. Adems de poner el espacio al servicio de la comunidad y recuperar la zona verde que lo rodea, los vecinos exigen que desaparezcan los transformadores en superficie. El Ayuntamiento tiene previsto introducir el edificio en el Plan Especial de Proteccin del Patrimonio Arquitectnico de L’Hospitalet y recuperar la propiedad. Los vecinos recuerdan que la finca form parte del plan hasta que fue retirada.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

Deja un comentario

También pueden gustarle