Internacionales

Pena de muerte para 7 yihadistas

muerte

El comando yihadista bengalí dio muerte a navajazos a 22 rehenes, entre ellos nueve italianos y siete japoneses, representantes de firmas textiles.

El asalto terrorista del 2016 a un restaurante de postín en Dacca, la capital de Bangladesh; sigue trayendo cola. Ayer un tribunal especial dictó siete penas de muerte contra otros tantos colaboradores; mientras exoneraba a un imputado por falta de pruebas. El secuestro durante doce horas del Holey Artisan Café; en el barrio diplomático de Gulshan, en Dacca, fue la gota que colmó el vaso; tras dos largos años de atentados contra extranjeros, minorías, blogueros laicistas y homosexuales

El asalto terrorista del 2016 a un restaurante de postín en Dacca, la capital de Bangladesh; sigue trayendo cola.

Ayer un tribunal especial dictó siete penas de muerte contra otros tantos colaboradores; mientras exoneraba a un imputado por falta de pruebas.

El secuestro durante doce horas del Holey Artisan Café, en el barrio diplomático de Gulshan, en Dacca, fue la gota que colmó el vaso; tras dos largos años de atentados contra extranjeros, minorías; blogueros laicistas y homosexuales. El comando yihadista bengalí mató a navajazos a 22 rehenes, entre ellos nueve italianos y siete japoneses; representantes de firmas textiles.

Los cinco terroristas murieron durante el asalto policial. Otros implicados; entre ellos el supuesto cerebro –un canadiense de origen bengalí– fueron acribillados en redadas en días sucesivos.

Los reos no mostraban ayer ningún arrepentimiento. Un cordón de cientos de policías no impidió que uno de ellos se encasquetara una gorra con el esmerado diseño de Estado Islámico, al grito de Alá es grande

El chef del local en aquel momento era el catalano-argentino Diego Rossini, que llegó allí desde Cadaqués y que tras el trauma decidió volver a Barcelona. “Aunque estoy contra la pena de muerte, la verdad es que no me dan pena”; confiesa. “Ahora paso Sant Joan en casa porque me dan palpitaciones”, dice el chef, que perdió a dos pinches.

1 Comentario

Deja un comentario

También pueden gustarle