Internacionales

Orlando Figes: “Europa corre el riesgo de convertirse en una extensin turstica de Asia, un lugar donde venir a ver edificios viejos”

Orlando Figes: "Europa corre el riesgo de convertirse en una extensin turstica de Asia, un lugar donde venir a ver edificios viejos"


El historiador britnico reconstruye en ‘Los europeos’ (Ed. Taurus), y a travs de un tringulo amoroso, el nacimiento de la cultura europea a finales del siglo XIX. Una identidad comn que ahora ve amenazada: “Sentimos vergenza de la palabra ‘civilizacin'”, seala

El historiador brit

El historiador britnico, autor de ‘Los europeos’.
PHIL FISK

Salmn escalfado con bechamel, jamn ahumado con frutas, codornices gratinadas, perdices la rgence, crema de alubias, quesos, postres y vinos franceses. Con tan suculento men se celebr el nacimiento de Europa, o al menos del proyecto que desde finales del siglo XIX -y a pesar de dos guerras mundiales- conecta culturalmente a las viejas naciones del continente. El banquete lo dispuso el barn James de Rothschild para celebrar la apertura de la lnea de ferrocarril Pars-Bruselas, que permiti enlazar Francia, los Pases Bajos, Reino Unido y los territorios de habla alemana con la alta velocidad de la poca (sin risas: 30 kilmetros por hora). Una inauguracin que el propio Rothschild y las autoridades francesas y belgas ya visualizaron entonces como la oportunidad para forjar una identidad comn, con la confianza de que el chucuch de la locomotora de vapor propiciara el trnsito de personas a gran escala, el intercambio de ideas y la multiplicacin del volumen comercial.

Aquel sbado el 13 de junio de 1846 es el punto de partida de Los europeos (Ed. Taurus), la nueva y portensosa investigacin del historiador Orlando Figes, que se asoma al periodo clave en el nacimiento de la cultura europea justo en el momento en el que Europa se descompone como receptculo de las ilusiones de millones de ciudadanos. El nacionalismo nos ha hecho perder mucha de la confianza que tenamos como europeos, confirma el autor. No hablo de la superioridad econmica o militar sobre el resto del mundo, sino de la confianza en un conjunto de valores que hacan de Europa un espacio abierto, aade por videollamada desde el saln de su casa este profesor de Historia del Birkbeck College de la Universidad de Londres y experto en Rusia, sobre la que ha escrito varios best sellers internacionales.

Aqu, como se comprueba desde las primeras pginas, Figes (Londres, 60 aos) huye de la aridez enciclopdica y del desapasionamiento del ensayo para ofrecer una reconstruccin histrica con la vida desbordante de una novela. Porque Los europeos es el relato protagonizado por el tringulo amoroso formado por Pauline Viardot-Garca (1821-1910), de origen espaol y una de las cantantes de pera ms famosas del mundo, adems de compositora y profesora de canto; Louis Viardot (1800-1883), su marido y representante, gran experto en arte y autor de las primeras guas de grandes museos del mundo (El Prado, entre otros); e Ivn Turguniev (1818-1883), el primer gran literato ruso en convertirse en una celebridad al otro lado del Volga… y ms que probable padre de alguno de los hijos de la pareja.

Junto al tro, que vivi durante dcadas un desconcertante affaire, aparece la galaxia de compositores, pintores y escritores con la que se relacionaron en la geografa comprendida entre Cdiz y San Petersburgo y Londres y Npoles: Delacroix, Chopin, Flaubert, Dickens, Dostoievski, Beethoven, Chaikovski y un etctera interminable.

Figes recompone a lo largo de ocho captulos sus peripecias profesionales, sus vidas viajeras y cosmopolitas y sus respectivos campos de actuacin profesional (literatura, msica y arte) para estudiar a fondo casi todo lo que fue relevante en la segunda parte del XIX. Por ejemplo, la revolucin de la comunicacin de masas y del transporte, la invencin de la impresin litogrfica y la fotografa, la popularizacin del turismo o la consolidacin del sistema de libre mercado.

Me llamaron la atencin las cartas entre Pauline e Ivn, y luego me interes la red de conexiones que establecieron en toda Europa y la excelencia de ambos, figuras internacionales, para ser embajadores de la cultura espaola y rusa, explica el autor sobre un trabajo en el que ha invertido siete aos y que surgi de la simple curiosidad.

Al menos en origen. Porque tambin es cierto que el impulso definitivo se lo dio en gran medida del proceso del Brexit. Poco despus de que las urnas certificaran el deseo de un 51,9% de los britnicos de abandonar la Unin Europea, Figes, cuya madre huy de la Alemania nazi en 1939, decidi reclamar la ciudadana alemana. Espero que el libro sirva como un recordatorio de la potencia de unin que tiene la civilizacin europea, y que las naciones del continente corren gran riesgo al ignorar, expone en los agradecimientos de Los europeos.

Cree que los lectores de 2020 percibirn la poca germinal que ha investigado con ms nostalgia que admiracin? Quiz haya una cierta nostalgia, un anhelo de reconexin, admite el historiador, que adems advierte: Europa corre el riesgo de convertirse en una extensin geogrfica de Asia, un lugar donde los turistas vienen a ver edificios viejos. Ser un mercado no es suficiente, es necesaria una identidad poltica. Odio la palabra herencia, pero creo que la civilizacin es una parte importante de esa identidad poltica. Parte del problema de nuestra prdida de confianza como europeos es que nos sentimos un poco avergonzados de la palabra ‘civilizacin’, ya que est asociada al imperialismo y la historia del hombre blanco. Sin embargo, los judos que se educaron en Rusia encontraron una va de escape leyendo clsicos de la civilizacin europea. Eso los llev de [ser] una pequea a [convertirse en] una gran cultura.

La crtica de su pas ha calificado Los europeos como un libro oportuno, aunque es cierto que las buenas previsiones del editor de Figes han resultado fallidas. Pens que el libro podra ser un xito, pero result que no, lo cual es un poco decepcionante. Los britnicos han estado tan obsesionados con el Brexit durante tanto tiempo, que cualquier libro sobre Europa les asquea, seala el autor de El baile de Natacha (2006) y Crimea. La primera gran guerra (2013). El Brexit es una gran tragedia y Gran Bretaa ser mucho ms pobre en todos los sentidos. Eso s, puedes sacar a Gran Bretaa de Europa, pero no a Europa de Gran Bretaa. Todo el mundo que tiene un ttulo universitario aqu siente afinidad con Europa, ha viajado y trabajado en Europa, la comida ha mejorado gracias a Europa….

Adems de las fronteras levantadas entre pases europeos por la irrupcin de gobiernos populistas y reforzadas por la crisis migratoria en el mar Mediterrneo, un virus ha venido a erigir otras fronteras que parecan a prueba de contingencias polticas. Ha sido un desastre. Supongo que la velocidad con la que se desarrollaron los acontecimiento lo explica todo, pero ha demostrado la erosin de las instituciones internacionales, comenta a propsito del impacto del coronavirus en las medidas de contencin adoptadas en solitario por Italia, Espaa y otros vecinos. Las pandemias son, por definicin, problemas globales, y necesitan estrategias globales para combatirlos. No todos podemos ser como Nueva Zelanda y simplemente cerrar las fronteras, estamos demasiado cerca el uno del otro. La pandemia ha puesto de manifiesto uno de los muchos peligros del nacionalismo y el aislamiento, que plantean las fronteras como una solucin a los problemas de la globalizacin.

En Los europeos, que en lo que se refiere a Espaa ofrece un retrato entre lo extico y lo menesteroso, Figes incluye una cita de Edmund Burke de 1796: Ningn europeo puede ser enteramente un exiliado en ninguna parte de Europa. Seguir siendo as en los prximos aos? Me gustaria pensar que s. Hay algo que conecta a los europeos, esos valores, la sensacin de una historia compartida debido a la guerra, la herencia de Grecia y Roma, las cuatro libertades [recogidas en el Tratado de Roma], que realmente son hijas del siglo XIX. Sigo creyendo que hay algo especial en Europa.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

Deja un comentario

También pueden gustarle