Entretenimiento

O2-Virgin, un revulsivo para el mercado británico

O2-Virgin, un revulsivo para el mercado británico


Madrid
Actualizado:

Guardar

El empuje de Telefónica vuelve a sacudir el sector de las telecomunicaciones. La fusión de su filial en Reino Unido, O2, con Virgin Media, la mayor operación corporativa en la historia de la multinacional española, permitirá a la compañía presidida por José María Álvarez-Pallete reforzarse en uno de sus cuatro mercados estratégicos a la vez que reduce deuda. Pero la transacción supondrá también un revulsivo para el conjunto del mercado británico. El nuevo operador no solo va a discutir el liderazgo a British Telecom (BT), sino que comercialmente dará un impulso definitivo a la convergencia de servicios en la isla, dejando a Vodafone y otros competidores rezagados, y estimulará el despliegue de fibra óptica en un país en el que la penetración de esta red ultrarrápida es todavía anecdótica.

BT adquirió en 2015 a Deutsche Telekom y Orange el mayor operador móvil de Reino Unido, Everything Everywhere (EE), y creó un gigante con oferta de fijo, móvil, internet y televisión, el único del país con estas capacidades. Esa integración acabaría llevando a Telefónica a deshojar la margarita para despejar su futuro en la isla: o bien seguía con la hoja de ruta prevista de enajenar O2, que solo opera en telefonía móvil, o bien daba un giro a sus planes y se reforzaba con una infraestructura fija para poder ser competitivo en ese mercado anglosajón.

A la vista de los buenos resultados que iba obteniendo año a año en Reino Unido, optó por lo segundo. La fusión de O2 y Virgin en una sociedad participada a partes iguales por Telefónica y Liberty Global supone la creación del primer operador del país por número de clientes, con 46,5 millones de líneas, ligeramente por delante de BT (46,3 millones). El antiguo monopolio británico, con una facturación anual de 13.500 millones de libras, superará aún a O2-Virgin (11.300 millones) en ingresos, pero comercialmente la nueva teleco le discutirá ese liderazgo.

Vodafone, damnificado

La nueva compañía, que inicialmente seguirá operando con ambas marcas, podrá lanzar una potente oferta comercial convergente de telefonía fija, móvil, internet y televisión al sumar la oferta móvil de O2, líder en este segmento con una cuota de mercado del 32%, y la de banda ancha fija y televisión de Virgin, que acapara el 20% y el 23% de esos negocios en Reino Unido. En España, el 75% de las líneas de móvil y el 79% de las de banda ancha fija ya se contratan empaquetadas con otro servicio. Esa convergencia es mucho menor en Reino Unido que en el resto de Europa

«Con dos gigantes empujando hacia la convergencia esperamos un cambio en Reino Unido similar al que hubo en otros mercados europeos en los que los paquetes convergentes se llevan la mayor parte el negocio», explica Caixabank BPI Equity Research en un informe sobre la transacción. Es decir, la fusión O2-Virgin no solo competirá cara a cara con BT, sino que dejará descolgado a operadores como Vodafone cuya oferta es solo de móvil y no son convergentes. De hecho, no pocos analistas creen que el más damnificado a corto plazo por esta operación corporativa es Vodafone.

Esto podría desencadenar un proceso de consolidación vía adquisiciones como sucedió en España cuando, en 2012, Telefónica lanzó «Movistar Fusión» y forzó a Vodafone y a Orange a comprar ONO y Jazztel respectivamente para crecer en banda ancha fija, convertirse en operadores convergentes y no perder la estela de Telefónica.

Las tarifas convergentes de BT y ahora O2-Virgin supondrá más presión para Vodafone y el resto de telecos

Más inversión en red

La integración de O2 y Virgin Media podría suponer en esa misma línea un incentivo a la inversión del resto de telecos que operan en el país en el despliegue de nuevas redes, especialmente fibra. Reino Unido es uno de los países de Europa más retrasados en cuanto a penetración de esta red fija ultrarrápida: solo el 7% de los hogares tienen fibra y de toda la banda ancha desplegada solo el 2,33% es de este tipo, frente al 62,53% por ejemplo de España.

En ese escenario, Virgin es el segundo operador de banda ancha fija de Reino Unido y tiene ya 15 millones de hogares pasados con su red, principalmente con cable, lo que permite a la nueva teleco «ofrecer servicios de banda ancha fija más calidad y más rápidos que sus competidores con DSL», detalla Caixabank BPI Equity. Los planes de Telefónica y Liberty Global contemplan una inversión de 10.000 millones de libras en los próximos cinco años -2.000 por ejercicio- en nuevos despliegues, tanto de fibra como de 5G, frente a la inversión anual de 1.600 millones al año que viene haciendo BT y los 700 de Sky y de Vodafone.

«El Reino Unido está subpenetrado en términos de servicios de ultra banda ancha y hay una oportunidad para nosotros», confirmó tras el cierre de la operación a preguntas de analistas Álvarez-Pallete, reafirmando los planes de la teleco de acelerar ese despliegue de infraestructuras fijas y móviles.



Source link

Deja un comentario

También pueden gustarle