Internacionales

Más de 5.000 muertos por sarampión este año en RD del Congo

sarampión

Más de 5.000 personas han muerto por una epidemia de sarampión este año en la República Democrática del Congo (RDC); la gran mayoría niños menores de cinco años, informó hoy la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Hasta el 17 de noviembre de 2019, un total de 250.270 casos sospechosos con 5.110 muertes asociadas se han reportado en la República Democrática del Congo; un aumento de más de 8.000 casos en comparación con la semana anterior”, señaló la OMS en un comunicado.

“Todas las provincias (26, incluida Kinshasa) están afectadas; y una campaña nacional de vacunación de respuesta al brote está en curso en fases y debería completarse para fin de año

Entre esos fallecidos por sarampión figuran unos “4.500 niños menores de cinco años”; precisó el Fondo de la ONU para la Infancia (Unicef) en otro comunicado.

Este brote supera ampliamente en mortalidad al de ébola que azota el noreste de la RDC desde que se declaró el 1 de agosto de 2018 y que ha causado 2.199 muertos (2.081 confirmados en pruebas de laboratorio) en 3.304 casos (3.186 probables); según los últimos datos oficiales vigentes hasta el 25 de noviembre.

“Mientras que el brote de ébola, que se ha cobrado más de 2.000 vidas en el este de la RDC; ha atraído una atención internacional sostenida, el sarampión, que se ha cobrado más del doble de vidas; sigue sin reportarse”, lamentó Unicef.

Según el Fondo de la ONU para la Infancia, “la violencia y la inseguridad; la falta de acceso a la atención médica y la escasez de vacunas y botiquines en las áreas más afectadas ha significado que miles de niños no se han puesto las vacunas; con consecuencias potencialmente mortales”.

Además, las creencias culturales y las prácticas tradicionales de atención médica “también suelen obstaculizar la vacunación de los niños contra el sarampión y el tratamiento de aquellos con síntomas”; explicó el representante de Unicef en RDC, Edouard Beigbede.

Deja un comentario

También pueden gustarle