Entretenimiento

Más de 100 mil muertes por coronavirus en EEUU

Analitica.com


Como ya lo había anticipado el propio presidente Donald Trump hace unos meses, Estados Unidos superó este miércoles los 100.000 fallecidos por el coronavirus, convirtiéndose así en el primer país en el mundo que rebasa esa cifra, mientras la reapertura económica y social avanza en medio de los llamados a la prudencia de los médicos y el preocupante aumento de casos en algunos estados.

De acuerdo con los reportes minuto a minuto que ofrece la Universidad Johns Hopkins, la nación de las barras y las estrellas contabiliza 100.442 fallecidos y casi 1,7 millones de personas contagiadas por la enfermedad, que hasta ahora ha dejado en el mundo más de 356 mil víctimas mortales, con 5,7 millones casos confirmados de covid-19.

La cifra en Estados Unidos se alcanzó mientras el director del Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas y uno de los líderes del grupo de trabajo de la Casa Blanca, Anthony Fauci, hizo un llamado a la prudencia en el proceso de reapertura.

«No empecemos a saltarnos las recomendaciones de algunas de las directrices porque es realmente tentar a la suerte y buscar problemas», dijo.

Equilibrio entre salud y economía

Los estados del país, quienes lideran el operativo, tratan de encontrar un equilibrio entre el impulso de la actividad económica y la cautela para evitar rebrotes.

«Estoy orgulloso de lo que hemos logrado, pero no podemos dormirnos en los laureles. Debemos aumentar el número de test y necesitamos alentar a los ciudadanos de Georgia a que lo hagan una prioridad», manifestó Brian Kemp, gobernador republicano del estado sureño y uno de los primeros en levantar las medidas.

Tras semanas de confinamiento, el estado de Illinois y el distrito capital, Washington D.C., han anunciado el inicio del levantamiento de algunas de las restricciones.

No obstante, la alcaldesa de la capital estadounidense, Muriel Bowser, precisó que en realidad se pasa de un confinamiento estricto a «un confinamiento ligero».

Por otro lado, el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, anunció la autorización del acceso a las piscinas con restricciones y las compras de bajo riesgo en el interior de las tiendas, mientras que Keisha Lance Bottoms, la alcaldesa de Atlanta (la mayor ciudad de Georgia), indicó que la ciudad pasaría esta semana a la fase dos del plan de reapertura.

Pese a la tendencia a la baja, y la insistencia de Trump en la mejoría bautizada como Transición a la Grandeza, los datos muestran un repunte de contagios en 15 estados del país, entre ellos Florida, Virginia, Carolina del Norte, Arkansas, Wisconsin, y Alabama, entre otros.

Fauci: la mascarilla como símbolo

Otro motivo de preocupación son los millones de estadounidenses que acudieron a las playas y otros lugares públicos para pasar el largo fin de semana del Día de los Caídos, con la que se da inicio informal al verano en Estados Unidos y una ocasión para estar en familia o participar en actividades al aire libre.

Las imágenes de multitudes en playas y zonas de recreo, desde Virginia o Florida en la costa este, hasta Alabama, Texas y Luisiana en la costa del golfo, han hecho sonar las alarmas entre los profesionales sanitarios por el temor a rebrotes en los próximos días.

En este sentido, Fauci recalcó la importancia de llevar mascarilla en lugares públicos no solo como medida de protección si no también como «símbolo para que la gente vea que es lo que se debería hacer».

La intención de las autoridades locales es que progresivamente vaya disminuyendo el ritmo diario de muertes por la enfermedad. En este ámbito el Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud (IHME) de la Universidad de Washington, en cuyos modelos de predicción de la evolución de la pandemia se fija a menudo la Casa Blanca, calcula que para inicios de agosto habrá dejado más de 131.000 decesos en Estados Unidos.

Protestas por muerte de afroamericano

Y en medio de la pandemia, las protestas en Minneápolis (Minnesota) por la muerte del afroamericano George Floyd a manos de policías se recrudecieron este miércoles con enfrentamientos y saqueos, mientras crecen los llamados al arresto del agente responsable del crimen.

Miles de personas regresaron a las calles por segundo día consecutivo en una serie de protestas que incluyeron escraches en las viviendas del policía que asfixió a Floyd con su rodilla y del fiscal del condado.

También hubo enfrentamientos con la Policía, que disparó gases lacrimógenos y balas de goma en varios puntos de la ciudad, así como el saqueo a unos grandes almacenes Target y a una licorería, y el incendio de una tienda de autopartes.

El alcalde de Minneápolis, Jacob Frey, que el martes anunció el despido de los cuatro agentes implicados en la muerte de Floyd, pidió este miércoles el arresto del responsable.

«En las últimas 36 horas he lidiado con una pregunta fundamental: ¿Por qué el hombre que mató a George Floyd no está en la cárcel? Si lo hubiera hecho usted, o lo hubiera hecho yo, estaríamos entre rejas en este momento», dijo el alcalde.

Aunque el FBI ha abierto ya una investigación sobre la muerte de Floyd, un grupo de manifestantes se dirigió a la vivienda del fiscal del condado de Hennepin, Mike Freeman, con jurisdicción sobre Minneápolis, para exigirle la imputación de los agentes.

Otro grupo se dirigió al hogar del agente directamente implicado en la muerte de Floyd, Derek Chauvin, en cuya entrada marcaron con pintura roja la palabra «asesino» y otras inscripciones hasta que fueron dispersados por antidisturbios.

Jóvenes se enfrentan con la policía en protesta por la muerte de George Floyd / Foto: EFE



Source link

Deja un comentario

También pueden gustarle