Internacionales

Mark Rutte, el guapo soltern que tiene la pasta europea

Mark Rutte, el guapo soltern que tiene la pasta europea


Perdi a su madre hace un mes y no pudo despedirse porque estaba en una residencia. El primer ministro holands cree que la soltera es el “ltimo tab”.

El primer ministro holand

El primer ministro holands suele ir en bici
AFP

Rutte es el hombre de la eterna sonrisa, aunque detrs de sus gestos hay an algo de misterio que los ciudadanos no descubren. Natural, persuasivo, cercano e inteligente. Rutte no tiene tiempo que dedicarse a buscar el amor, precisamente por su amor por la poltica y por Pases Bajos. Vive por y para su obligaciones. Raramente habla de su vida personal, sea por privacidad, o porque la mayor parte del tiempo est dedicado a convertir su pas en lder mundial o atendiendo a las llamadas de los lderes europeos. Este poltico neerlands no ha tenido una relacin estable desde su poca de estudiante, pero reconoce que se siente “feliz y completo”, aunque “no lo va a negar”, siempre le hubiera gustado tener una relacin, slo que todava no hubo flechazo. “No estoy as por eleccin. Estoy abierto a todo. Soy alguien que est lleno de vida, pero las cosas funcionan como funcionan”, explic. Ms tarde, asegur que, “cuando se trata de amor, es mejor dejarlo en manos del destino”.

Tampoco parece tener planes de tener hijos, y no es por falta de ganas, segn reconoci. No entiende que, a estas alturas de siglo, la gente vea como algo extrao que est sin pareja y asegur que la soltera “es an el ltimo tab” en Pases Bajos. Suma ya 53 aos y vive solo en una casita de un barrio cntrico de La Haya, rodeado de uno de los bosques ms populares de la ciudad. l mismo se hace la compra, y no son pocos los que se lo encuentran con frecuencia en el sper del barrio, carrito en mano y preparado para cocinar alguna delicia holandesa. Le gusta acudir al gimnasio y es un devoto pianista. Un da por semana da clases de Estudios Sociales y Holandeses, la Historia siempre ha sido su fuerte.

SU FAMILIA

Hasta que estall la pandemia, la mujer ms especial de su vida era Mieke Rutte-Dilling, su madre. La visitaba con frecuencia en una residencia de ancianos donde fue ingresada hace unos aos y encontraba en ella todo el apoyo y el cario. Su madre muri a principios de este mayo a los 93 aos y ni siquiera pudo pasar con ella sus ltimos das: las restricciones que l mismo exigi para evitar contagios con coronavirus le impidieron verla en el hogar de ancianos en sus ltimos das.

“Podamos hacer videollamadas o estar hablando desde la ventana por telfono”, explic. Eso era “agradable”, pero era “totalmente diferente” a lo que les gustaba hacer a madre e hijo. l iba a visitarla todos los fines de semana. Llevaba comida india, su preferida, y compartan la sobremesa con una charla, tambin hablando sobre los estragos de dirigir uno de los pases ms ricos de la Unin Europea. Rutte pas con su madre su ltima noche de vida. El protocolo permita que un familiar pasara una noche con un anciano, si la muerte es inminente. Aunque el virus circulaba por la residencia donde estaba ella, el Covid-19 no fue la causa de su muerte. l la recuerda como una mujer que estaba “orgullosa” de l, pero tambin “muy crtica” y nunca lo mim como un hijo favorito. De pequeo era un nio comn, inteligente, que creci en una familia corriente, de la Iglesia Protestante, y sin grandes lujos, aunque acudi a un instituto de lite en La Haya y hubiera elegido ser pianista de profesin de no ser por estudiar al final la carrera de Historia.

Mark Rutte est
Mark Rutte est considerado el poltico mejor vestido en Pases Bajos. La tienda Oger, de ropa masculina de lujo, le visteAFP

Con dcadas de diferencia con algunos de sus hermanos, Mark es el menor de siete hijos. En su juventud disfrutaba viajando por Europa en tren con sus amigos, en alguna que otra ocasin tratando de impresionar a las chicas del vagn con conversaciones sobre el presupuesto sueco de defensa, un tema que, segn relata un amigo suyo de la infancia, no les sirvi de mucho para ligar. A Rutte le funcion una vez, cuando de camino a Pars empez a escuchar Mozart para enamorar a una joven del vagn. Fue un amor a primera vista, pero no para toda la vida. Rutte tuvo que lidiar con dos grandes tragedias que marcaron su juventud: la muerte de su hermano, que falleci de sida, un suceso que impact la vida del joven Rutte, y en 1988, la de su padre, el empresario Izak Rutte, quien se haba dedicado a la importacin desde las colonias holandesas en Asia. Su padre se cas con la hermana de su primera mujer, quien haba muerto en un campo de prisioneros de guerra japons en Batavia, la actual Yakarta, en la antigua colonia holandesa.

EL CAMALEN POLTICO

Como poltico, sabe cul es la clave para mantener el amor de sus ciudadanos: ser uno ms de ellos, usar una bicicleta destartalada apoyando el maletn del Ministerio en un lado del manillar mientras se come una manzana con la otra mano de camino a su despacho. Es innegable que es el poltico ms popular entre los holandeses, se paga su propio caf, deja siempre propina, y si por casualidad se le cae el vaso al suelo, sorprende a todo el ministerio -y a algn cmara- agarrando la fregona y limpiando el destrozo. Antes de pasar a la poltica, Rutte ocup un importante cargo en la multinacional Unilever.

Adems de los pases del Sur de Europa, Rutte tambin tiene revolucionados en casa a los profesores, los agricultores y los sanitarios, asfixiados por las obligaciones fiscales y los sueldos bajos. El primer ministro holands se niega a soltar un duro a los pases ms afectados por el Covid-19, si a cambio no se hacen reformas y no se comprometen a devolver el dinero prestado. Lo intentaron presionar todos, desde el francs Macron, pasando por el italiano Conte, y hasta el espaol Snchez, pero contest lo mismo a todos: “No estoy hecho de plastilina, puedo manejar” la presin. O reformas o nada.

Es duro de roer, pero la ventaja es que este liberal est acostumbrado a negociar y alcanzar el consenso, lleva una dcada en el poder y siempre ha tenido que llegar a acuerdos para formar coaliciones, dado que el Parlamento holands tiene ms de 14 partidos y ninguno alcanza la mayora absoluta como para gobernar solo. De hecho, su gestin de la pandemia le ha ganado ms votos que nunca, lo que afianza su posibilidad de repetir por cuarta vez al frente de Gobierno en las elecciones de marzo de 2021.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

Deja un comentario

También pueden gustarle