Internacionales

L’Hospitalet vuelve a mirar al futuro desde la Gran Via

L'Hospitalet vuelve a mirar al futuro desde la Gran Via


La Generalitat aprueba el proyecto constructivo para soterrar la C-31 en territorio de la segunda ciudad catalana ms poblada

La C-31 a su paso por L'Hospitalet de Llobregat.

La C-31 a su paso por L’Hospitalet de Llobregat.

L’Hospitalet de Llobregat acometi una de sus grandes transformaciones recientes hace unos 15 aos, cuando empez la primera reforma urbanstica de la Gran Via, un eje viario desde el que sigue dirigiendo su mirada al futuro. En pocos aos, solares frecuentados por chatarreros se convirtieron en rascacielos de oficinas, hoteles de cuatro estrellas, la segunda sede de Fira de Barcelona, la Ciutat de la Justcia o grandes superficies asentadas en el emergente distrito econmico. Como a principios de siglo, los planes de crecimiento de la segunda ciudad ms poblada de Catalua se concentran hoy alrededor de la Gran Via.

El Ayuntamiento, liderado por el PSC desde hace 41 aos ininterrumpidos, ha apostado el devenir de la ciudad a un eje viario cuyo proyecto de soterramiento ha sido aprobado definitivamente esta semana. Tras varios aos de retraso, el Consistorio y de la Generalitat celebran haber obtenido luz verde para soterrar la Gran Via en L’Hospitalet, entre la rambla de la Marina y el ro Llobregat. La intervencin, sin embargo, tiene detractores entre los vecinos de la ciudad.

Miembros de la plataforma No Ms Blocs y de otras entidades vecinales han arremetido contra la actuacin urbanstica porque consideran que un aumento de la movilidad desembocar en un incremento de contaminacin a la vez que en la prdida de patrimonio natural en una zona de cultivos junto al hospital de Bellvitge considerada como la ltima rea agrcola de la ciudad. Los activistas, hartos de que llamen soterramiento a cubrir la Gran Via, se oponen a la construccin de una veintena de rascacielos en el entorno del eje viario. Ya hay bastante cemento en la ciudad, critican.

L’Hospitalet, con barrios que figuran entre los de mayor densidad poblacional de Europa, va a deteriorar el nico pulmn verde de su territorio para atraer empresas biomdicas a un clster con el que espera generar miles de puestos de trabajo en el entorno de la Gran Via. Segn la alcaldesa de la ciudad, Nria Marn, la creacin de un nuevo polo de actividad econmica implica cambiar el territorio a la altura de Bellvitge, con el soterramiento y urbanizacin de la tercera fase de la Gran Via. La primera edil asegura que el clster generar unos 20.000 puestos de trabajo, pero no est claro an cmo se financiar. Los hospitales de Bellvitge y Duran i Reynals estarn conectados; habr 30 hectreas de espacio verde con el Parque de Cal Trabal, y crearemos un nuevo polo de actividad econmica, defiende Marn tras el anuncio del Consorcio por la Reforma de la Gran Via, integrado por el Ayuntamiento y la Generalitat, encargado de impulsar una obra que cuenta con un presupuesto superior a los 114,83 millones de euros y que empezar en el tercer trimestre de 2021.

La duracin prevista de los trabajos de construccin es de tres aos. La intervencin de este tramo de la C-31, que dar continuidad al que ya se impuls desde la plaza Cerd de Barcelona hasta la plaza Europa de L’Hospitalet, consiste en el soterramiento de mil metros del tronco central de la Gran Via y un cubrimiento total de 415 metros, as como la creacin de dos calzadas laterales, entre la rambla de la Marina y la ronda Litoral, cerca del ro Llobregat.

Las obras incluyen la depresin del tronco central de la arteria, desde el cruce con la B-10 hasta el Hospital Duran i Reynals, segn fuentes municipales. El proyecto contempla la definicin de las calzadas laterales -lados montaa y mar- de la Gran Via y sus conexiones; el estudio y definicin de los diferentes enlaces; y el drenaje del tronco central y de las calzadas laterales.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

También pueden gustarle

Leer Más