Economía

Las Torres del Silencio (Dakhma) |


Cuando estuve en Tibet, por primera vez escuché hablar sobre la práctica de colocar a los muertos en la montaña para que las aves de rapiña se comieran sus restos y así se cumpliera el ciclo de la vida.  En ese momento me impresionó muchísimo que hicieran eso con sus muertos.  Quien me lo estaba contando era nuestro guía tibetano, quien también me dijo que eran  hombres que no eran familiares directos de los fallecidos quienes llevaban a los muertos a la montaña.  Recientemente, escuchando una presentación sobre el zoroastrismo,  me sorprendí cuando comentaron que también los cadáveres de los zoroastros se colocaban en lo que se denomina las torres del silencio para que las aves de rapiña se los comieran.

En las historias de Herodotus del siglo V antes de Cristo ya se hacía referencia a la disposición de cadáveres de los zoroastros exponiéndolos para que fueran comida de aves rapaces. A través de este mecanismo se pretendía evitar el contacto de los cuerpos sin vida con el fuego y la tierra que se consideran sagrados para los zoroastros.  De las torres del silencio (dakhma) solo se han encontrado referencias a partir del siglo IX después de Cristo. Son construcciones circulares donde se colocaban los cadáveres.  Algunos países donde sabemos que hay torres del silencio son la India, Iran, Azerbaijan y Uzbequistán.

Recientemente escuché que en algunos lugares donde siguen esta tradición están teniendo problemas porque la población de buitres está desapareciendo.  Alguien me comentó que eso era grave.  La naturaleza está en equilibrio.  Incluso los buitres que para algunos no son aves apreciadas tienen su importancia.  Ese alguien me dijo:  “Imagínate lo grave que sería que desapareciera el aseo urbano.  Ellos son el aseo urbano natural”.  

Cada civilización tiene sus propias maneras y sus costumbres y formas de despedir a los muertos.  Algunos los entierran, otros los mantienen en sus casas para después colocarlos en cuevas  o los colocan en acantilados o en los árboles (Islas de Célebes, Indonesia), otros los colocan al pie de un árbol sagrado (Trunyan, Bali, Indonesia), otros los incineran, otros los colocan en lugares para que las aves se los coman. Cualquiera de las formas que se utilice en los diferentes lugares del mundo es apropiada siempre que se trate con respeto el cuerpo que por muchos es considerado el templo del espíritu.

La muerte no debe ser un tabú y debemos comenzar a hablar de ella con más naturalidad y a entender que cada uno de nosotros en algún momento, antes o después, se encontrará con ella.  La certeza de la muerte debería estar más cercana desde que nacemos.  Aunque las despedidas siempre serán difíciles, quizás la aceptación y el mayor entendimiento de la muerte nos permitiría enfrentarla mejor.  Sea cual sea la forma en la cual se disponga de nuestro cuerpo físico, sabemos que en polvo nos convertiremos. El ciclo de la vida…Un círculo perfecto…Vivamos el hoy intensamente, consideremos nuestros objetivos y prioridades y desarrollemos nuestra parte espiritual que trascenderá. 

¡Vivamos cada día como si fuera el  último!



Source link

También pueden gustarle

Leer Más