Entretenimiento

La carrera más dura de un educador físico de Tomelloso tras 80 días ingresado en la UCI

La carrera más dura de un educador físico de Tomelloso tras 80 días ingresado en la UCI



Actualizado:

Guardar

Carlos Javier de la Calle Aragón ha corrido la que, hasta el momento, ha sido la carrera más dura de su vida: la que ha ganado al coronavirus. Este conquense de 46 años, profesor de Educación Física en el colegio «Virgen de las Viñas» de Tomelloso (Ciudad Real) y participante en algún duatlón, llegó a la meta el pasado lunes, aunque esta vez en silla de ruedas, después de superar los obstáculos que le puso en el camino la Covid-19 durante 80 días ingresado en la UCI del Hospital Mancha Centro de Alcázar de San Juan.

En la meta le esperaba Mayte, su mujer, que como premio a tanto esfuerzo le obsequió con un enorme abrazo, en el que ambos se fundieron con lágrimas en los ojos después de tanto tiempo sin poder tener contacto físico. Y, como en las grandes carreras, un pasillo de personas le animaba con un caluroso aplauso por la gran victoria, pero en este caso las palmas venían de los profesionales sanitarios que durante estos tres meses han cuidado a este campeón para que pudiera llegar al final de su carrera. Ahora, después del esfuerzo, tendrá que reponerse aún en el hospital, pero ya en planta.

Todas esas escenas que muestran la salida de la UCI de Carlos Javier son las que se pueden ver en el vídeo publicado en su perfil de Facebook por Julia Collado López, trabajadora del Hospital Mancha Centro, quien las acompañaba con un texto en el que ensalzaba a este paciente por «una lucha que nos ha dejado a todos sin palabras».

Su lucha contra el coronavirus ha sido reflejada también en otra publicación, la de Francisco José Cabanillas Sabio, jefe de admisión del Hospital Mancha Centro. En ella, destaca que «de los más de 80 pacientes» que han pasado por la UCI del centro «bien podría aunarse en él», refiriéndose a Carlos Javier, «todo el esfuerzo que muchas personas habéis ido depositando en cada uno de ellos para intentar que, el día de mañana, puedan seguir mirando hacía el futuro con esperanza e ilusión; y nos hagan ver que cualquier esfuerzo que hayamos hecho ha merecido la pena».

«Bien es cierto que a muchos no ha sido posible acompañarlos de nuevo al sendero de la vida y hacer que continuasen por esa senda por la que, hasta hace apenas unos pocos días, transitaban alegremente», lamenta el trabajador del Mancha Centro, quien afirma que «se han derramado muchas lágrimas por esos que, a lo largo de estos meses, no hemos evitado que nos abandonen».

«Sin embargo, como hace unos días con Susana, o con Yolanda, y con otros tantos, es también momento de dejar correr algunas lágrimas, pero esta vez de alegría, de alegría porque otro de vosotros puede cambiar de habitación, de cama, de cuidadoras y continuar esa senda que te llevará, en unos pocos días, de nuevo, a continuar con tu vida, con tu mujer, con tus hijos, con tus seres queridos; en fin que, como una noche más, despiertes de nuevo a la vida y todo este tiempo atrás pueda quedar encerrado entre paréntesis y simplemente lo puedas recordar como un mal sueño del que has podido despertar», continúa el jefe de admisión del centro hospitalario.

Francisco José Cabanillas finaliza esta emotiva publicación con las siguientes palabras: «Carlos, ahora te toca a ti seguir hacia adelante, el mundo no se ha parado, ha seguido andando, aunque un poco sí que se ha ralentizado para esperarte. Ahora te toca a ti correr un poco para volver a subirte al tren de la vida. Ahora te toca a ti devolverle a tanta gente que se ha estado esforzando por ti la ilusión de seguir esforzándose por otros que, tras de ti, seguirán llegando a esa unidad del hospital y hacerles ver que todo su trabajo, su esfuerzo, y hasta las muchas lágrimas que han vertido, y continúan viertiendo, sirven de mucho. Carlos, este es tu momento. Suerte».



Source link

Deja un comentario

También pueden gustarle