Leads

Jorge Saavedra, el monstruo de Pichincha

Jorge Saavedra

Jorge Andrés Saavedra Bedoya, mejor conocido como el monstruo de Pichincha, es un hombre que utilizaba su influencia como profesor para abusar de niños, niñas y adolescentes. Este delincuente tiene más de 20 años ejerciendo como maestro en distintas unidades educativas; y según la policía y el cuerpo técnico de investigaciones de Quito el historial de víctimas podría superar las cien.

A sus 45 años, Jorge Saavedra, ha estado mudándose de ciudad en ciudad desde Tangua, ubicada en Colombia, hasta Cuenca en Ecuador. Su permanencia en cada localidad no era mayor al año según los registros que se han ido obteniendo desde el día de su captura, el pasado 31 de agosto.
La Fiscalía dio a conocer que al momento de su captura el profesor ecuatoriano, mejor conocido como el monstruo de Pichincha, se encontraba trabajando en una institución educativa. De igual forma no descartó que haya algunas víctimas que pertenezcan a esta institución.

Los abusos cometidos a menores de edad van desde abuso sexual y psicológico, hasta distribución de material pornográfico. “Muchos de los actos lascivos y abusos cometidos por este hombre consistían en amenazar a las víctimas que en su mayoría son pre adolescentes; y obligarlos a tomarse fotos a cambio de buenas notas, de no hablar con sus padres. Incluso hay muchos que amenazó con su expulsión”, explicó una de las psicólogas infantiles asociadas al caso.

Jorge Saavedra mantiene todas las cualidades de un sociópata

Jorge Andrés Saavedra Bedoya era un hombre inteligente que se tomó la molestia de elegir muy bien a sus víctimas. Cada uno de los casos de víctimas de este hombre, que han ido apareciendo, cumplen con un patrón; familias disfuncionales, problemas con los estudios, dificultades para socializar.

“Hago un llamado a que los padres no se confíen de nadie a la hora de dejar al cuidado de sus hijos. Los abusadores de menores existen y todos debemos proteger a los niños de este terrible mal”, declaró Julieta Ortiz, tía de una de las casi cien víctimas de abuso.

Deja un comentario

También pueden gustarle