Entretenimiento

Jorge Campillo, golfista: «Tiger Woods y yo»

Jorge Campillo, golfista: «Tiger Woods y yo»



Actualizado:

Guardar

Para un jugador de golf, el verano no suele ser sinónimo de descanso, sino de todo lo contrario. Aprovechando el buen tiempo, proliferan los torneos y es el momento en el que tiene más actividad de toda la temporada. Sin embargo, Jorge Campillo tiene un motivo muy justificado para recordar toda su vida el estío de 2018, aunque formase parte de su jornada de trabajo. «Estaba jugando el British Open en Carnoustie. Era mi primera participación y yo estaba dando bolas de prácticas cuando de repente se puso Tiger Woods a mi lado». La sorpresa del extremeño fue absoluta, pues no se esperaba esa compañía en absoluto. «Era martes o miércoles y auqnue había gente dando bolas, había bastantes huecos y yo seguía mi rutina normal, cuando de repente el caddy de Tiger colocó la bolsa en el puesto de mi lado. Al poco tiempo veo que viene Woods y se pone a dar bolas a mi lado. Aunque yo intentaba concentrarme, confieso que estaba también con el ojo puesto en lo que él hacía… era inevitable».

Para un debutante como él, tener al lado al mejor jugador de todos los tiempos fue una experiencia inolvidable. A pesar de que no se mostrara muy expresivo. «Recuerdo la tensión que vivía solo de verlo tan cerca, pero a la hora de pegarle a la bola hace lo mismo que el resto. Se le veía muy concentrado, sin hablar con nadie, y a lo suyo… lo mismo que cuando va por el campo. Creo que dijo “hola” al llegar y nada más… tampoco esperaba que me dijese nada, pero bueno, mereció la pena tenerle ahí cerca. Luego hemos coincidido en varios torneos y no dice mucho más que eso».

Aparte de por coincidir con el Tigre, se verano fue muy especial para él por otros motivos. «Cuando eres pequeño, la posibilidad de jugar el Open Británico es muy remota, la ves muy lejos, pero según vas progresando lo vas viendo más realista, aunque piensas más en que te gustaría que en jugarlo, por que es muy difícil entrar. Ése era mi primer grande y estaba nervioso mientras jugué. Fue en 2018. Yo ya había jugado los British de formación, así que yo vinculo el verano con jugar al golf en las Islas Británicas. Había jugado 4 British Boys y 5 British Amateur… y reconozco que el verano inglés es duro. Si te pilla algún día de sol, es precioso… pero lo normal es que sea muy lluvioso y hasta frío». Con esas premisas, en lo que menos se piensa es el la belleza del lugar, situado al noreste de Escocia. « Lo cierto es que está perdido de la mano de Dios y, si no fuera por el campo de golf no volvería a pisar ese pueblo en la vida. Pero el campo es muy bueno… eso sí. Los links británicos son míticos y, para mí, Carnoustie es el mejor campo de la rotación: es el más justo y el que más me gusta… aunque quizás sea el más feo, porque se ven unas vías del tren, unas casas feas, no hay muchas dunas… pero de diseño para mi gusto es de lo mejor».

En función de todo lo comentado, ¿cómo se imagina Jorge Campillo un verano sin golf?. «Pues sería en la playa, en las de Cádiz concretamente. De pequeño iba a Benalmádena y por allí fue cuando me aficioné al golf…, pero como arenales prefiero los de Cádiz».

Ver los
comentarios



Source link

Deja un comentario

También pueden gustarle