Política

Génesis Aldana exalta la marcialidad del taekwondo en todas sus facetas

Génesis Aldana exalta la marcialidad del taekwondo en todas sus facetas


Conoce este deporte de contacto al máximo y se proyecta en su corta edad como una gran exponente del mismo en todos los niveles

Génesis Aldana es una atleta, instructora y árbitro de taekwondo del estado Miranda, comenzó su carrera de una manera muy particular, debido a que comenzó mientras hacía danza folclórica. 

“Pagar las clases de danza folclórica era muy costoso y como mi hermano practicaba taekwondo yo le dije a mi mamá para meterme allí y hacer algo. Luego mi hermano se fue a loa ocho años de edad y yo decidí quedarme ‘un rato más’ y ese rato ya son 16 años (risas), comentó Génesis a Contrapunto

De igual manera subraya que sus inicios no fueron por un sueño de practicar la disciplina, sino que simplemente el taekwondo le agradaba más que el karate: “Comencé como un hobbie y terminé enamorada”, destacó.

A su juicio para iniciarse en el mundo del taekwondo, lo primero que se necesita es amor al arte: “Más que el estereotipo, piernas largas o ser alto, este deporte es una cuestión de disciplina mental, y no es fácil acatar, esto es muchísimo trabajo”. 

Su carrera en el taekwondo ha dado muchas vueltas, actualmente es entrenadora y dueña de una pequeña escuela junto a su socio Kevin Pérez. Esta escuela iba a comenzar a competir pero no se pudo debido al tema de la pandemia. 

Génesis comenta que cuando ella está de árbitro, su socio está pendiente de los atletas y así se reparten responsabilidades dentro de un bonito proyecto que los hace cumplir un sueño dentro de este importante deporte de contacto. 

Cuando se desempeña como árbitro pasa la página de entrenadora y en ese momento sus alumnos le pertenecen a su socio, cabe destacar que Génesis Aldana es árbitro nacional fichada por el estado Miranda. 

“De la faceta que más me ha gustado es sin duda estar en el tatami. Ser peleadora es lo máximo, solo lo comparo a la primera vez que eres árbitro y todas las miradas están puestas sobre ti, esperando que te equivoques. Son facetas parecidas”. 

Como atleta femenina no ha sido un camino complicado, en cambio como árbitro no lo ha tenido tan fácil: “Al ser tan joven les cuesta muchísimo respetarme, a pesar de que ya estoy a punto de ser cuarto dan. Por tener más edad y mayo trayectoria quieren levantarme la voz y me toca imponerme y darme a respetar”. 

Considera que el taekwondo ha evolucionado muchísimo y la participación  olímpica lo ha elevado a nivel competitivo. Sin embargo, considera que se ha perdido un poco la marcialidad, tema en el que ella trabaja constantemente junto a sus atletas. 

“Yo quiero que mis alumnos sean buenos peleadores y los felicito siempre, pero quiero que salgan al mundo a ser unas buenas personas. Las medallas se trabajan pero ser honestos, es algo que debe salir de ellos”, subrayó. 

Asegura que la cuarentena se le ha hecho difícil tanto a ella como a sus atletas debido a que por ser una escuela nueva, los atletas se estaban adaptando y aprendiendo sus figuras y han tenido que suspender sus entrenamientos. Sin embargo, las competencias a nivel online las han mantenido debido a que es únicamente pomsae pero igual debe reunirse con ellos al menos un día, y se han guiado mucho por Whatsapp. 

En un futuro quiere seguir en su labor como árbitro, en donde se considera lo suficientemente buena y donde quiere seguir aprendiendo cada día más. Como entrenadora planea tener una escuela grande con grandes atletas que tengan “un corazón de oro”. “Como peleadora, espérenme ahí que pa ese ring voy yo”. 

Para iniciarse en el taekwondo asegura que es importante asistir a los entrenamientos: “Párense y vayan que de verdad las fiestas vienen y van, pero la experiencia de ser atleta es algo única que no todos pueden vivir”, finalizó. 



Source link

Deja un comentario

También pueden gustarle