Internacionales

El valor de lo tangible

El valor de lo tangible


Al comenzar el aislamiento por el coronavirus se consideraba que sería cuestión de semanas para que todo volviera a la normalidad, pero ahora sabemos que no será así, por lo menos para el mundo de los eventos masivos.

Muchos eventos como el Mobile World Congress (MCW), que es la feria de tecnología mas importante del mundo, que se realizaría en Barcelona, España, así como el Festival de Cannes, se han visto en la necesidad de mover las fechas o suspender la edición de este año 2020 a causa de un minúsculo pero potente virus que nos ha transformado absolutamente nuestras rutinas y proyectos.

En Latinoamérica el evento de marketing más destacado se llama +CTG (Más Cartagena), el cual tiene fecha pautada para octubre, sin embargo, será para finales del mes de mayo que comuniquen si mantienen o posponen la fecha. En Venezuela, CIMA, Congreso Internacional de Marketing que llevaría a cabo la tercera edición en Caracas el 21 de mayo, anunció a través de sus redes sociales que queda pospuesto y será luego de la pandemia que anuncie la nueva fecha.

Luego de asistir a diferentes clases online con expertos en materia de comunicaciones, de psicología, de leer muchos artículos sobre estrategias efectivas en tiempos de crisis, he visto que todos afirman que el mundo abruptamente se ha transformado a lo digital: el trabajo, las compras, las reuniones familiares y de amigos, e indican que luego del aislamiento social los hábitos permanecerán en el mundo virtual, pero: ¿dónde queda lo tangible?, ¿realmente los eventos deben transformarse en digital?

En mi opinión, considero muy exagerado que indiquen que todo se convertirá al mundo digital, sin duda aumentarán en el uso y se revisarán opciones como el teletrabajo, aumentarán los consumos a través de los servicios de delivery, compras por Internet, pero eventos como el MWC, Cannes, +CTG y CIMA, demuestran que no todo se transformará. Estos eventos tienen en común que están creados para vivir la experiencia de forma tangible, con la intención de conocer y tener de cerca a sus ponentes, de crear relaciones a futuro de forma presencial; sin embargo, se apoyan en el mundo digital teniendo comunicación continua con sus comunidades, ofreciendo información de calidad creadas por sus ponentes y allegados.

Por otro lado, hemos observado eventos de marketing online como Posiciona20, el cual ofrece en 3 días 36 conferencias de 30 minutos cada una, con la finalidad de educar y estratégicamente conseguir una gran base de datos genuina, que le va a permitir, al salir del aislamiento social, vender sus servicios y clases online.

Por eventos como este nos preguntamos: ¿cuántas personas están listas para estar sentadas 12 horas diarias por 3 días frente al computador para este maratón online?, ¿realmente esto es lo que se quiere?, ¿estamos preparados para esto?

¿Volverá realmente la normalidad?

Cada vez hay más dudas de que podamos volver a la normalidad, debido a que nos estamos formando nuevos hábitos en el comportamiento del ser humano. Los eventos masivos son una actividad restringida hasta que el virus esté por completo dominado, se dice que hasta que no exista una vacuna, es por ello que eventos deportivos como MLB evalúan actualmente hacer los partidos sin público presente y con el personal mínimo indispensable.

Algunos epidemiólogos ya señalan la posibilidad de que las medidas de distanciamiento social tengan que mantenerse hasta al menos 2022. Esto lo señala una investigación que fue publicada en la revista Science en la que concluyen que las medidas de confinamiento no serán suficientes y durante los próximos años habrá que establecer medidas de protección porque la enfermedad, indican, no desaparecerá para este verano.

Sin duda, el valor de lo tangible es esencial y todos estamos a la espera de recuperar la libertad en todos los sentidos para entrar en la nueva rutina que seguramente nos presentará una nueva sociedad.

Instagram: @tata.lopez

Twitter: @lopezgrillo

 



Source link

Deja un comentario

También pueden gustarle