Entretenimiento

El PSG de Messi, Neymar y Mbappé cae derrotado

psg

El PSG había vivido su semana más gloriosa desde que fichó a Messi en agosto.

“El primer responsable soy yo”, dijo Mauricio Pochettino; el entrenador del Paris Saint-Germain; que parece tener asumido su papel de culpable oficial; amortiguador, cortafuegos; pacificador y administrador de egos rutilantes en el proyecto más espectacular y experimental que ofrece el fútbol contemporáneo.

El técnico habló en Rennes; capital de Bretaña, inmediatamente después de que su equipo armado de todas sus figuras perdiera contra el cuadro local por 2-0.

“Ha sido una desgracia no poder concretar nuestras ocasiones”; lamentó Pochettino. “Encajamos dos golpes psicológicos; el gol que nos marcaron antes del descanso y el gol que nos metieron después”.

La victoria por 2-0 ante el Manchester City en la Champions; este martes en el Parque de los Príncipes, había desatado la euforia en la afición; del club, y de los medios de comunicación en Francia; notablemente entregados a la causa de la inversión catarí en la industria del fútbol.

El entusiasmo del triunfo en la Champions se transmitió al vestuario en el punto crítico que constituye todo intervalo entre una jornada de gran noche europea con una ventana de competiciones de la FIFA.

Metidos en la transición del estrés hacia la llamada de las selecciones; muchos jugadores aprovecharon los días previos al viaje de Ligue 1 a Rennes para solazarse.

Que lo hicieran bajo la lupa de las redes sociales revela una llamativa desconexión con la realidad.

El viernes por la noche la célebre modelo francesa Cindy Bruna celebró su 27º cumpleaños en París.

A la fiesta acudieron invitados el multicampeón de Fórmula 1 Lewis Hamilton entre otros deportistas; incluyendo Neymar Júnior, Marco Verratti y Kylian Mbappé; tres de las figuras más importantes del PSG, acompañados de amigos como el Pocho Lavezzi; veterano del equipo parisino. Las fotos de la fiesta recorrieron el éter sin freno.

Le puede interesar: Los talibanes quieren que las afganas se tapen y respalden su dictadura

Este domingo; cuando Neymar, Mbappé y Verratti saltaron a jugar a Rennes; lo hicieron como si ante sí tuvieran un rival irrelevante; un desgraciado equipo de mitad de tabla incapaz de resistir la ola de clase que le aguadaba.

Además, El PSG generoso, solidario y amalgamado que derrotó al City se transformó en un grupo de individualistas algo indolentes; menos atentos en las ayudas a los compañeros, preocupados por el lucimiento personal, y; naturalmente, poco afortunados.

El PSG remató 13 veces; todas fuera del marco que defendió Gomis, si se descuenta un palo de Messi a lanzamiento de tiro libre.

El Rennes; que aprovechó las bandas descuidadas por su rival, contragolpeó y se plantó frente a Donnarumma con más claridad. De sus 12 tiros; cuatro fueron entre los tres palos y dos pegaron en la red.

Sin embargo, loa única diferencia respecto a la alineación del martes pasado fue el cambio de Ander Herrera por Di María. Un diente más al engranaje ofensivo restó solidez al mediocampo.

Se conoció, que sin Ander Herrera para hacer el trabajo oscuro de las coberturas y escoltar a Verratti junto a Gueye; el PSG perdió consistencia en todos los aspectos.

Finalmente, interrogado por Neymar; al que sustituyó, Pochettino se inculpó hábilmente: “De la misma manera que cuando le ganamos al City fue por una cuestión colectiva, ahora también, el primer responsable soy yo”.

También pueden gustarle