Internacionales

el movimiento extremista que se prepara para otra guerra civil en EE UU

boogalo


boogalo

Las protestas en Estados Unidos por el asesinato de George Floyd y la brutalidad policial han atraído la atención de algunos miembros de una subcultura extremista: el movimiento «boogaloo».

Los creyentes de la «ideología boogaloo» se han presentado en las manifestaciones en Minneapolis, Las Vegas y otras ciudades, portando rifles.

En Nevada, los fiscales federales anunciaron cargos este miércoles contra tres presuntos miembros del movimiento con vínculos militares, acusándolos de participar en una conspiración para provocar la violencia en las protestas celebradas durante el fin de semana y de poseer una molotov.

En Columbia, Carolina del Sur, un trabajador de Express Mail Service (EMS), que se cree que está afiliado al grupo, fue arrestado y despedido de su trabajo por su papel en los disturbios en esa ciudad.

Boogaloo es un movimiento antigubernamental poco conectado que alienta el desorden civil para fomentar el colapso del sistema político. Entre sus miembros hay nacionalistas blancos, pero también incluye a personas muy alejadas de los círculos supremacistas.

«Los boogaloo son una encarnación emergente del extremismo que parece desafiar una categorización fácil», señalaron Robert Kuznia, Drew Griffin y Curt Devine de CNN.

Los miembros de esta subcultura parecen tener puntos de vista ideológicos en conflicto: algunos se identifican como anarquistas y otros rechazan los títulos formales. Pero tienen al menos dos cosas en común: una afinidad por llevar armas de fuego en público y el grito de guerra «boogaloo», que comúnmente se ve como un código para otra guerra civil en Estados Unidos.

Megan Squire, profesora de ciencias de la computación en la Universidad de Elon en Carolina del Norte que monitorea el extremismo en línea, dijo a CNN que el movimiento comenzó en oscuras plataformas en línea.

«Ahora está creciendo en las plataformas principales y en este momento de protesta está comenzando a pasar de lo virtual a lo presencial», señaló la experta.

«Se parece al movimiento de milicias que lo precedió, que ha sido bien documentado como una fuerza para promover la violencia», agregó.

Sus apariciones en las protestas han llamado la atención de las autoridades, aunque hasta ahora los miembros de esos grupos han sido un pequeño porcentaje de los involucrados en la violencia, informó el medio digital Vox.

En un memorándum del 27 de mayo, el Departamento de Seguridad Nacional expresó su preocupación de que los grupos terroristas nacionales pudieran atacar las protestas, incluidas las denuncias del FBI de que un canal de Telegram extremista supremacista blanco incitó a los seguidores a participar en la violencia y comenzar el ‘boogaloo’ disparando a una multitud, reportó Vox.

Benjamin Ryan Teeter estaba en su casa en Hampstead, Carolina del Norte, cuando llegó el llamado a la acción. Fue una alerta desde el corazón de las furiosas protestas en Minneapolis, publicado en un foro en línea por un miembro del movimiento boogaloo.

La alerta la dio un hombre que tuvo un encuentro con la policía de Minneapolis mientras estaba en la primera línea de las protestas.

«Le tiraron gas lacrimógeno en la cara y envió un aviso nacional a nuestra red», dijo Teeter a CNN.

Después de que Teeter, conocido como ‘Ryan’, dijo haber visto la publicación en línea, él y un puñado de amigos boogaloo que estaban en el área se movilizaron. Tomaron sus armas, la mayoría rifles de asalto, subieron a sus vehículos e hicieron el viaje de 18 horas a Minneapolis, informó CNN.

Secuela de guerra civil

El término boogaloo proviene de la película Breakin ‘2: Electric Boogaloo de la década de 1980 e implica una secuela de algo que ya ha sucedido, en este caso la Guerra Civil.

El movimiento boogaloo se originó principalmente en el foro /k/ de 4chan, donde los usuarios discuten en línea sobre armas.

El término «boogaloo» se ha utilizado en el foro desde 2012, en referencia a la reelección de Barack Obama.

«Es esencialmente una broma en la que la gente envolvió un montón de cosas diferentes», dijo a Vox el investigador de radicalización Robert Evans.

Esa broma vagamente irónica se ha mantenido entre las personas que se identifican como «Boogaloo Bois». Por ejemplo, algunas personas que siguen el movimiento usan los términos «gran iglú» o «gran luau» para evitar decir «boogaloo» en las plataformas de redes sociales, lo que resultó en un nuevo simbolismo para las camisas hawaianas.

La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!




Source link

Deja un comentario

También pueden gustarle