Entretenimiento

El misterioso cumpleaños de Leticia Sabater

Ferre se subió sobre la autora de «La salchipapa»



Actualizado:

Guardar

Leticia Sabater celebró su cumpleaños encerrada en «La casa fuerte». Fue una celebración misteriosa y caliente.

Vayamos por partes, como Dexter. Fue misterioso porque según la Wikipedia, y otras fuentes accesibles a golpe de Google, alcanzó los 54. Nació el 21 de junio de 1966. Y, de toda la vida, si a 2020 le restas 1966 el resultado es «54». Pero, en la tarta de cumpleaños, las velas que le pusieron reproducían el número «53». Puede que, al modo folclórica, se reste edad, pero, ya puesta, podría quitarse más.

Leticia sopla 53 velas pero cumple 54
Leticia sopla 53 velas pero cumple 54 – Telecinco

En fin, ahí queda el misterio, que ayer no se resolvió durante el programa presentado por una Sonsoles Ónega un tanto desbordada. No tiene la misma mala leche –o la misma autoridad– que Jorge Javier Vázquez, y los concursantes se le desmadran a menudo y hablan seis o siete a la vez, a gritos, durante períodos que se hacen eternos. Ella es consciente, y dice aliviada «qué bien» y cosas por el estilo cuando al fin se callan, pero no logra domesticarlos. Así, entre gritos cruzados, transcurrió gran parte de la noche de ayer.

De lo que pasó en el cumpleaños de Leticia pudimos enterarnos bien, pero fue porque, como era grabado, bastante parte la subtitulan.

Lo pasaron estupendamente, con la «cumpleañera» a la cabeza. En la confusión de la borrachera (o al menos esa fue la impresión) Cristian Suescun, el hermano de Sofía, recordó aquel mítico programa con el que una generación de niños creció al ritmo marcado por Leticia. Creció sin aparentes traumas, pero es que aquella era otra Leticia.

Christian: A mediodía, alegría.

Leticia: Y en «La casa fuerte», más todavía.

Un movimiento sexy

Era su día, y podía pedir un deseo. Fue que le hiciesen un baile sexy. Comenzó entonces un espectáculo que, seguramente, merecería la reprobación del Ministerio de Igualdad. Al ex tronista Labrador, que está soltero, le pegó un lametazo cuando se le puso encima.

Leticia chupa la espalda de Labrador
Leticia chupa la espalda de Labrador – Telecinco

El asunto siguió en ese mismo tono cuando Ferre se aupó sobre Leticia. Con el contoneo se simulaba que la autora de «La salchipapa» hacía una felación al novio de Cristina.

A todos le estaba pareciendo muy divertido. ¿A todos? Pues no. Cristina, un tanto soliviantada, pegó un empujón a su novio.

Leticia Sabater: Estamos de broma.

Ferre (asombrado, y dirigiéndose a su novia): Me estabas diciendo que lo hiciera.

Cristina (irónica): Hazlo, hazlo, hazlo, venga que no pasa nada, que no pasa nada. Que lo haga, que lo haga. Máquina.

No lo hizo, y ella se encaro con él: «Hazlo», invitaba de nuevo. Pero no era una invitación sincera, pues lo decía con ese tono con que a menudo dicen «tú-sabrás-lo-que-has-hecho». El muchacho interpretó correctamente dicho soniquete y se intentó disculpar.

Ferre: Era un baile como «boys», pues yo he hecho un baile como de «boys».

Cristina: Eres un friqui. Había que bailar normal. Eres un vulgar.

Después, ella hizo corrillo con las mujeres de «La casa fuerte», excepto Leticia: «Eso no me lo merezco y encima se ve fuera. Yo pido respeto, y el mismo respeto que pido lo doy. No quiero tener un hombre así a mi lado», clamaba.

El drama siguió un rato más. La muchacha llegó a hacer las maletas. Porque se iba a ir. Ferre lloraba en el jardín. Las mujeres de la casa –Leticia al margen– le trasmitían lo que su mozo les había dicho: «Cómo me va a gustar Leticia Sabater teniendo lo que tengo». La ex presentadora infantil no llegó a enterarse del despectivo comentario.

Cristina reprocha su baile con Leticia a su novio Ferre
Cristina reprocha su baile con Leticia a su novio Ferre – Telecinco

Finalmente, Cristina fue a verlo al jardín. Y volvieron a discutir. Pero un rato después hablaron de nuevo. Y el plano final de la historia fue de todo menos sutil. El clásico movimiento sexy propio del «edredoning».

Ya durante la gala de anoche, en vivo y en directo, volvieron a echar tierra sobre el asunto. «Lo primero, pedirle perdón», dijo Cristina en relación a su novia. En todo caso, quiso dejar claro que la escena no fue de su agrado: «No me gusta que mi pareja le ponga ‘eso’ a la cara en nadie». «Fue una broma de mal gusto», se excusó Ferre con ella.

A continuación, Leticia Sabater ejerció de VAR. «De ninguna de las maneras su cara me tocó a mí ninguna parte de mi cuerpo. Ni mi cuerpo tocó su cara. Que quede claro», apostilló.

Cristian besa un gremlin

La fiesta se calentó también para los ex supervivientes (de diferentes ediciones) Cristian Suescun y Yola Berrocal.

Días atrás, Cristian llamó «gremlin» a Yola. Fue cuando su madre insinuó que ella le hacía tilín. Ayer trascendió que el muchacho ha besado a un gremlin. Eso sí, antes le pidió perdón por el apodo.

«Se dieron un piquito delante de todos», aseguró la venezolana Oriana, y todos asintieron menos los dos protagonistas, que lo negaron. «¿Puedo decir la verdad? Yo es que me desperté y…», dijo Yola, y las risas de sus compañeros atronaron. En fin, que no sabía si aquello había sido un sueño o realidad. «Me parece una chica diez, con un corazón gigante, pero yo no me acuerdo para nada del beso», añadió Cristian. En realidad, se están tapando un tanto porque el muchacho tiene fuera novia, de nombre Jesica. Dijo que la quiere y la respeta, pero que no está enamorado de ella.

La fiesta de cumpleaños de Leticia Sabater dejó otra noticia. Fani y Oriana hablaron, y por ahora, han enterrado el hacha de guerra. Cabe recordar que sus broncas animaron los primeros días del «reality low cost». «Concluimos que nuestra enemistad es por una tercera persona», explicó Fani. Tras esa epifanía, han decidido respetarse después de haberse tirado los trastos a la cabeza.





Source link

También pueden gustarle

Leer Más