Entretenimiento

El Gobierno aragonés tumba 31 proyectos de depuradoras en el Pirineo por falta de fondos

El Gobierno aragonés tumba 31 proyectos de depuradoras en el Pirineo por falta de fondos


Zaragoza
Actualizado:

Guardar

La depuración de las aguas residuales en el Pirineo aragonés sigue avanzando con paso lento y estrepitosa demora. El plan de subvenciones impulsado por el Gobierno aragonés para empreder este año la construcción de nuevas depuradoras en esa zona se ha quedado corto: la mayoría de proyectos que han presentado los ayuntamientos se han quedado fuera, por falta de fondos.

Han pasado ya más de diez años desde que el Estado y la Comunidad autónoma anunciaron un plan para atajar la contaminación por los vertidos urbanos en esta zona, especialmente sensible desde el punto de vista medioambiental. Pero aquel plan acabó en fiasco. Y, con los años, acabó bajo sospecha el conjunto del plan de construcción de depuradoras de Aragón que el PAR había dirigido en su día desde el Gobierno regional.

En los últimos años, el Gobierno aragonés ha reactivado la inversión para desatascar la construcción de depuradoras en el Pirineo. El Ejecutivo que preside el socialista Javier Lambán -en coalición con Podemos, el PAR y la Chunta- las impulsa de forma indirecta, mediante la concesión de subvenciones a los ayuntamientos que encaran la construcción de esas plantas.

A finales del año pasado se resolvió una primera convocatoria, con la aprobación de 16 proyectos de depuración. Y ahora se ultima el reparto de otro paquete de subvenciones por casi 7 millones de euros. Pese a lo abultado de la cifra, es escaso si se tiene en cuenta el presupuesto de conjunto de las obras que habría que acometer.

El resultado de esta convocatoria da fe de ello: las subvenciones para depuradoras en el Pirineo se convocaron el pasado diciembre, y el plazo para presentar solicitudes acabó el 3 de febrero. En solo mes y medio, los ayuntamientos del Pirineo aragonés presentaron un total de 48 proyectos, todos ellos para la construcción de depuradoras pendientes, salvo uno que consiste en pequeñas obras de mejora de una planta ya existente, la de Vilas del Turbón.

De esos 48 proyectos, 31 han sido excluidos por falta de presupuesto. Cuatro de esos ayuntamientos, además, no están al corriente de sus obligaciones con el Instituto Aragonés del Agua, lo que les impediría recibir la subvención. Pero, aunque hubieran estado al corriente, tampoco habría habido dinero.

Proyectos presentados

Esos 48 proyectos que se han presentado para depurar las aguas residuales del Pirineo necesitan una inversión de 13,2 millones de euros, pero el Gobierno aragonés ha repartido 6,9 millones. Así que la mayoría se han quedado fuera.

El Instituto Aragonés del Agua ha aprobado provicionalmente la lista de proyectos que ha admitido. Las 17 depuradoras cuya construcción sí será subvencionada son las de Laspuña, Sigüés, Seira, Bailo, Eriste (Ayuntamiento de Sahún), Cartirana (Sabiñánigo), Liri (Castejón de Sos), Aísa, San Juan de Plan, Caniás (Jaca), Embún (Valle de Hecho), Sardas (Sabiñánigo), Biniés (Ayuntamiento de Canal de Berdún), Bisaurri, Villareal de la Canal-Majones (Canal de Berdún), Urdués (Valle de Hecho) y Barbaruens. Esos (Seira).

Se quedan fuera los proyectos para diversos núcleos de población que habían sido presentados por los ayuntamientos de Fanlo, El Pueyo de Araguás, Sesué, Aísa, Laspaúles, Bailo, Boltaña, Fanlo, Artieda, Santa Cruz de la Serós, Castejón de Sos, jaca Bisaurri, Santa Cilia, Aínsa-Sobrarbe, Torre la Ribera, Salvatierra de Esca, Fiscal, Beranuy, Boltaña, Saravillo, Valle de Lierp, Broto y Tella-Sin.



Source link

Deja un comentario

También pueden gustarle