Entretenimiento

El coronavirus ya circulaba por Barcelona en marzo de 2019, según un análisis de aguas residuales congeladas

El coronavirus ya circulaba por Barcelona en marzo de 2019, según un análisis de aguas residuales congeladas



Estudio de la Univ. de Barcelona pendiente de revisión

Actualizado

La fecha más temprana en la que se había detectado el coronavirus en la ciudad condal era el pasado 25 de enero pero el análisis de muestras congeladas sugiere que circulaba el 12 de marzo de 2019, mucho antes de la notificación de cualquier caso en todo el mundo.

Un trabajador desinfecta la silla del socorrista este jueves en la...

Un trabajador desinfecta la silla del socorrista este jueves en la playa de la Barceloneta
EFE

A medida que avanzan los estudios sobre la pandemia, los científicos están descubriendo la presencia del coronavirus en Europa en fechas cada vez más tempranas. El análisis de las aguas residuales que se generan en las ciudades se ha convertido en una de las principales pistas para seguir su rastro. El equipo de la Universidad de Barcelona (UB) liderado por el catedrático Albert Bosch reveló hace unos días que ya estaba presente en las aguas residuales de la ciudad condal desde al menos el pasado 15 de enero, 41 días antes de la declaración del primer caso de Covid-19, que se notificó el 25 de febrero.

Ahora han echado mano de muestras congeladas más antiguas y se han llevado una gran sorpresa: han encontrado rastros del SARS-CoV-2 en aguas residuales de Barcelona recogidas el 12 marzo 2019, mucho antes de que se notificara un caso de Covid-19 en algún país.

Sus resultados, publicados de forma provisional en el repositorio Medrxiv, y por tanto, sin haber pasado por la revisión científica habitual, suponen las pruebas más tempranas del coronavirus.

Hasta hace unos meses, se creía que la pandemia se había declarado en la ciudad china de Wuhan a principios de 2019 y habría llegado a Europa en enero. El primer caso se notificó en Francia a finales de enero. Pero si se confirman los resultados, este estudio realizado por la Universidad de Barcelona en colaboración con Aguas de Barcelona cambiaría esa cronología.

El estudio difundido ahora se basa en el análisis de muestras de agua congelada recogidas entre enero de 2018 y diciembre de 2019, en las que según aseguran, encontraron el genoma del SARS-CoV-2 en marzo de 2019.

Albert Bosch, líder del trabajo y presidente de la Sociedad Española de Virología, cree que en aquellos meses a los infectados con Covid-19 se les podría haber diagnosticado erróneamente una gripe en atención primaria.

Red de vigilancia

Tal y como explica el catedrático de la Universidad de Barcelona en una entrevista con EL MUNDO, el análisis de aguas residuales que se lleva a cabo de manera sistemática desde hace décadas está siendo utilizado como herramienta para intentar detectar de forma precoz el virus en aguas residuales con el objetivo de adoptar medidas ante futuras oleadas de Covid-19.

El coronavirus deja un rastro genético que se mantiene en el cuerpo de los infectados durante un periodo de tiempo que varía según el paciente y que según explica Bosch, “tiene una horquilla de entre siete días y tres semanas”. Las personas infectadas expulsan los rastros de coronavirus mediante heces y otras secreciones.

Y tal y como explican los científicos holandeses del Instituto de Investigación del Agua KWR que se encargan de analizar las aguas residuales, “cuantas más personas se infectan en una ciudad, más virus ingresan a las alcantarillas a través de las heces”.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

Deja un comentario

También pueden gustarle