Política

Economía social y solidaria | Economías Pandémicas y Cuidados. Pensando Alternativas Transformadoras desde la Pandemia – El Salto

Economía social y solidaria | Economías Pandémicas y Cuidados. Pensando Alternativas Transformadoras desde la Pandemia - El Salto


El objetivo de este ciclo de diálogos es analizar de forma crítica las contradicciones en el conflicto capital-vida que se hacen evidentes en este escenario de pandemia global. Desde la Confluencia buscamos contribuir desde las pedagogías feministas a la construcción de saberes y herramientas para comprender las implicaciones de la pandemia en nuestras condiciones de vida, en los debates sobre modelos de producción, distribución y consumo, en los derechos laborales y en la violencia contra las mujeres y personas LGBTIQ+. 

Las preguntas que orientaron el diálogo fueron: ¿Qué sucede con la crisis de los cuidados en estos nuevos contextos de cuarentena? ¿Cuáles han sido las respuestas desde los gobiernos? ¿qué propuestas hay desde lo público, privado, desde los sindicatos, movimientos? Cuáles son los mensajes desde los colectivos feministas en este contexto de crisis de cuidados y de planteos de reactivación? A lo largo del encuentro en línea se fueron reconstruyendo claves de análisis y respuestas que se están dando desde las experiencias locales tanto del Norte como del Sur, así como las alternativas propuestas en el contexto del COVID-19.

Desde el movimiento de Ni una Menos hasta Un Violador en Tu Camino, los movimientos feministas han aprendido a autogestionarse, autoconvocarse y aprender unas de otras y otres. Este diálogo de la Confluencia así lo demuestra. Las redes surgen como actoras claves en la pandemia y la ecología de saberes como la estrategia fundamental para construir una salida a la crisis sanitaria, económica y de cuidados. Una salida que no profundice las desigualdades.

A modo de conclusión destacamos algunos de los elementos que se propusieron como pilares para construir una salida de la pandemia sin desigualdades desde una mirada ecologista, feminista y solidaria.

Apuntes para fortalecer respuestas transformadoras

  • La Solidaridad como pilar fundamental: La “nueva normalidad” que tenemos que disputar tiene que tener a la solidaridad como pilar de reconstrucción y no a la competencia y al individualismo que han nutrido las economías pandémicas. Como venimos trabajando desde la Confluencia, debemos apostar por una economía para la vida y no a expensas de la vida.
  • Planeta más sano: Estamos frente a una oportunidad de re-pensar la sostenibilidad de la vida y el planeta.
  • Lógicas de producción y distribución más justas: hay una disputa central en relación a la lógica de la producción y la distribución y quién financia la recuperación.
  • Redes comunitarias: como actoras claves en la disputa de la nueva normalidad. Seguir pensando cómo podemos fortalecer estas formas alternativas de organización que ya se vienen gestando, particularmente en materia de cuidados y pensar en el vínculo entre las formas solidarias y comunitarias de organización del cuidado y las políticas públicas que son necesarias para atender esta situación de emergencia y para construir esta nueva normalidad.
  • Redes de proximidad para la sostenibilidad de la vida: fortalecer enclaves de producción, de consumo y de distribución con anclaje territorial, fortalecer rol de las cooperativas de producción. La disputa por esta “nueva normalidad” es la disputa por volver a vidas más simples, a vidas más comunitarias que son las que nos permiten superar el conflicto capital -vida y garantizar la sostenibilidad de la vida.
  • Políticas públicas e incidencia: Estamos frente a una crisis que no podemos combatir solamente desde la solidaridad de los pueblos. La solidaridad de los pueblos, se tiene que ver acompañada de recursos públicos y de presupuestos.
  • Sistemas públicos de Cuidado fuertes y con recursos: Aprovechar esta coyuntura para avanzar en propuestas y fortalecer sistemas de cuidado, servicios públicos y protección social. La corresponsabilidad social y de género en los cuidados debe estar presente en la negociación colectiva y en las estrategias de desarrollo.
  • Espacios de Educación y Sensibilización entre movimientos y organizaciones de la sociedad civil: Promover, concientizar y sensibilizar a todos los actores para que participen en la construcción de las políticas: desde los hogares, las comunidades desde los sindicatos, colectivos, agremiaciones de jubilades afectades por la pandemia.
  • Enriquecer nuestra argumentación: Como movimientos feministas, de economía solidaria y ecofeministas, acompañar procesos tratando de fomentar y fortalecer la política, seguir confluyendo con otros movimientos sociales y argumentando con datos y tocando las puertas de los tomadores de decisiones.
  • Activar los Calderos: en algunos países se habían logrado avances considerables en materia de políticas de cuidados, como el caso de Uruguay, emblemático por su trabajo desde 2015 para la implementación de un sistema de cuidado con fuertes políticas y marcos regulatorios, como la regularización del trabajo doméstico y la formalización del empleo. Hoy, ante un cambio de gobierno con un claro giro a la derecha, hay que re-activar lo ganado en años pasados, acercarse a otros colectivos, actores y actoras con nuevos perfiles, jóvenes y mujeres, espacios LGBT, cooperativas, que puedan tener mayor sensibilidad. Y también seguir abonando en los ámbitos académicos estas preocupaciones sobre todo en debates sobre la recuperación económica y social que se va a requerir en la etapa post pandémica.
  • Regularizar a las personas migradas: el Estado español tiene una deuda enorme con esto y eso es uno de los puntos que REAS Red de Redes y muchas otras organizaciones tienen para presionar a las instituciones así como demandar a través de medios y servicios públicos una respuesta a las necesidades que ahora mismo se están prestando desde lo vecinal y lo comunitario.
  • Reconocer el trabajo de cuidados en los presupuestos y las prestaciones sociales. Esto es una gran deuda en España que no ha ratificado el convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo que da cobertura a las trabajadoras del servicio doméstico, evitando la necesidad de un régimen especial. La accesibilidad de a servicios básicos y esta demanda son cruciales y fundamentales.
  • Ciudades sostenibles y vivibles: Lecciones desde los movimientos ecologistas y los movimientos feministas. Las ciudades en las que vivimos son insalubres, tenemos que recuperar los aprendizajes desde el ecofeminismo escribiendo acerca de cómo la contaminación de ciertas prácticas de la industria agroalimentaria, los agro-tóxicos y también el desprecio a otras especies a los animales no humanos. Esta pandemia tiene que ver con todo ello, con la destrucción del ecosistema y de la biodiversidad del planeta que hace que seamos sociedades más expuestas a nuevas pandemias. Esto hay que ponerlo encima de la mesa, esta pandemia nos tiene que enseñar que tenemos que construir otro tipo de vida en ciudades que tengan una mirada feminista. Los estudios sobre urbanismo feminista son muy importantes.
  • Co-housing: compartir vivienda – adquirir viviendas cooperativas: viviendas con espacios comunes: nuevos impulsos de empresas de economía social y solidaria o bien proyectos de atención de la soledad sobrevenida que tienen que ver con construir barrios.
  • Creación de oportunidades para romper la brecha digital: Mapear las desigualdades en el acceso a la conectividad y las tecnologías. Explorar oportunidades de conexión y de movilización de otra manera, usando las herramientas que están a nuestro alcance como las nuevas fórmulas de difusión y generación de conocimiento como los webinarios en línea que favorecen los diálogos interterritoriales.

Desde una economía feminista, social, solidaria y ecológica

En este contexto afirmamos que no puede haber vida ni economía sin cuidados, es la constatación del mundo en estos meses, como lo es también el grado de desequilibrios del capitalismo neoliberal que nos ha conducido a esta crisis. 

Estamos frente a una oportunidad histórica sin precedentes para una disputa cultural sobre los cuidados y avanzar hacia una salida de la pandemia, basada en una construcción feminista, social, solidaria y ecológica, a través del diálogo, de la comunicación y de la co-construcción de saberes. Al mismo tiempo, tenemos un desafío por delante para ver cómo podemos fortalecer las alternativas basadas en el reconocimiento, retribución y redistribución del trabajo de cuidados y apoyarnos en toda la evidencia que esta coyuntura de pandemia está produciendo para insistir con este componente de nuestra agenda transformadora del cual ya venimos hablando desde hace mucho.

Para más información sobre el siguiente diálogo del Ciclo “Frente al desmonte de lo público y la vida amenazada: estrategias feministas” 24 de junio a las 16H CET, actividad previa al inicio del Foro Social Mundial Virtual de las Economías Transformadoras (25 jun-1 jul) más información en https://transformadora.org/.



Source link

Deja un comentario

También pueden gustarle