Entretenimiento

Cómo construir pequeños nuevos hábitos puede cambiar tu vida

Cómo construir pequeños nuevos hábitos puede cambiar tu vida


Nada más abrir «Hábitos atómicos» (Diana), en sus primeras páginas encontramos dos definiciones: «atómico» (cantidad extremadamente pequeña; fuente inmensa de poder) y «hábito» (rutina y práctica que se realiza de manera regular; que tiene una respuesta automática). Son estas dos palabras las que dan nombre al libro, y las dos ideas sobre las que se asienta todo lo que explica James Clear en él.

Clear es especialista en formación de hábitos de larga duración. En web, con dos millones de visitas mensuales, el especialista desglosa el arte y la ciencia de la formación de hábitos hasta su estado más elemental y demuestra que cualquier meta está al alcance de la mano, siempre y cuando empecemos desde lo más simple.

Portada de «Hábitos atómicos»
Portada de «Hábitos atómicos» – Diana

«Con frecuencia, nos convencemos a nosotros mismos de que un enorme éxito requiere una acción igual de relevante», dice el escritor, que continúa por las páginas explicando que «las pequeñas mejoras del 1% son hechos apenas perceptibles, pero que a la larga pueden ser mucho más significativas». «La diferencia que las pequeñas mejoras pueden provocar es realmente sorprendente», comenta.

Continúa haciendo hincapié en la importancia de estas pequeñas acciones: «Frecuentemente descartamos los pequeños cambios porque no parecen importar mucho en un momento dado (…) y lo malo es que, si adquirimos un ritmo lento de transformación, es más fácil que vuelvan los malos hábitos». Por ello habla de, como acumular muchos «falsos en falso» (ese 1% del que habla el autor), puede terminar en desembocar en un problema grave; del mismo modo, un pequeño cambio en nuestros hábitos «puede conducir nuestra vida a un destino completamente distinto».

Uno de los consejos que da el autor para poder determinar qué hábitos van a ayudar a cambiar nuestras rutinas a mejor, es crear un «registro de hábitos». «Necesitamos aplicar en nuestra vida cotidiana un sistema de señalar y nombrar; para crear tu propio registro, haz una lista de tus hábitos diarios: despertarme, apagar la alarma, revisar el teléfono, ir al baño…», recomienda Clear. Una vez hecho esto, debemos ver si consideramos cada hábito bueno, malo o neutro.

Explica el autor que, conforme completamos nuestro registro, no hace falta hacer cambios, ya que la meta es reconocer lo que está pasando. «Toma nota de los hechos como si analizaras a otra persona, no te culpes por tus errores ni te alabes por tus éxitos», apunta y añade: «El primer paso para identificar los malos hábitos es mantenerse atento para identificarlos».

Consejos para crear un nuevo hábito

Para empezar a adquirir estos nuevos hábitos «positivos», el escritor deja unos cuantos consejos:

– Lo más importante es hacer este cambio «obvio».

– Las señales más comunes para establecerlo son concretar un tiempo y espacio determinados dónde desarrollar este nuevo hábito.

– La fórmula para implementar este nuevo hábito en nuestra vida es: Una nueva conducta + un tiempo específico + siempre el mismo lugar.

– La acumulación de hábitos es una estrategia que puedes utilizar para integrar un nuevo hábito con otro que ya practicas.

Para terminar, James Clear deja consejos para, una vez conseguidos los nuevos hábitos saludables, no perdernos y ser capaces de mantenerlos. Por un lado habla de que «el sentimiento de estar progresando es uno de los más satisfactorios que podemos llegar a sentir». Recuerda que es importante «no romper la cadena y mantener una racha continua que no se detenga», así como nunca debemos dejar de «hacer algo dos veces»: «Si dejas de realizar tu hábito un día, recupera el ritmo tan rápido como sea posible».

Ver los
comentarios



Source link

Deja un comentario

También pueden gustarle