Internacionales

Champions League: El Atltico se encuentra una final (no deseada) | Champions League 2020

Champions League: El Atltico se encuentra una final (no deseada) | Champions League 2020


Actualizado

Joao Flix lider las operaciones frente a un mermado Bayern, que empat de penalti. La semana que viene, el equipo rojiblanco necesita sacar al menos un empate en Salzburgo.

Champions League - Group A - lt;HIT gt;Atletico lt;/HIT gt; Madrid v...

Trippier lamenta el empate, este martes.
SERGIO PEREZ REUTERS

El Atltico se qued con las ganas de zanjar la intriga con la que se mueve por Europa. Un penalti, cuando crea haber alcanzado la orilla, le llev a una inesperada final en Salzburgo (1-1). Slo la victoria le habra servido de salvoconducto a octavos. S, el Bayern se haba dejado a buena parte de sus primeros espadas en Mnich. Y, s, haca una semana que tenan el primer puesto del grupo asegurado. Pero nunca se puede dar por amortizado a un rey. La corona y el cetro pesan lo suyo. Joao Flix mir al tendido creyendo que sera el dueo de la pista y acab aturdido, como el resto, por el zarpazo de Mller, derribado a los pies de Oblak por Felipe. En silencio, el Metropolitano se qued al borde de otra gesta. La derrota en Austria, dentro de slo una semana, est prohibida.

El Atltico pis el verde sabiendo que una victoria apagaba la intriga. Demasiada, tras dos resbalones seguidos ante el Lokomotiv. El Salzburgo tom Mosc y los rojiblancos arrancaron convencidos de lo que tenan que hacer para no tener que disputar una final, dentro de una semana, bajo el fro austriaco. Delante estaba una segunda versin del Bayern, que dej buena parte de su artillera en casa. A su tcnico Flick, le dan igual los rcords. Slo piensa en que a su equipo no le falte el oxgeno cuando haya que escalar montaas. An as, aunque su racha de 15 victorias seguidas en Champions muri en el Metropolitano, pero su alma qued intacta. Curiosamente el mismo escenario donde tropez el anterior campen, el Liverpool, no hace tanto, aunque parezca que haga ya una eternidad de aquello.

La noche pareca destinada ser estrellada para los Simeone. En buena parte, porque la moneda de Joao Flix viene saliendo ltimamente de cara. Y como los bvaros venan bien aleccionados, se pas ms tiempo el portugus en el suelo que de pie. Pero sac la batuta, eso s, tras un buen sofocn de su tcnico, al verle cojear tras un remate, y el Atltico ech a andar. Taconazo va, espuela viene. Por momentos pareci dispuesto al baile de saln en mitad del salvaje Oeste. Para cosas y noches como esta se le fich y se pag lo que se pag. El movi y ejecut ese primer zarpazo que templ los nervios. Su bota, en el corazn del rea, encontr la diana tras uno de esos latigazos de Marcos Llorente, que ya son costumbre. Y todo, por la precisin de un saque de banda de Trippier. Porque cada detalle es vital.

El penalti de Felipe

Aunque el Bayern present en sociedad a un chaval de 17 aitos llamado Arrey-Mbi, las uas de Douglas Costa o San andaban siempre afiladas. De ah que Carrasco, de nuevo reconvertido a carrilero, anduviera a cada instante con una cmara fija en la figura del habilidoso extremo alemn. El belga vive cmodo en esa posicin, desde donde su zancada, con campo para la estampida, se percibe incluso ms intensa.

Al Atltico nunca se le quebr la voz. Ni siquiera cuando el zaguero Sle, de casi dos metros, arranc hacia el rea de Oblak como si el espritu de Beckenbauer se hubiera hecho con l. El tridente de centrales rojiblancos Gimnez-Savic-Hermoso, la hora y pico que dur, volvi a mostrarse inflexible sobre ese nuevo dibujo sobre el que se articula el equipo de Simeone. El uruguayo se march lesionado, tras frustrar un contragolpe del Bayern, que acab echando mano de Gnabry y Mller para evitar, como as ocurrira, la afrenta.

Apenas se relaj el Atltico, entre otras cosas, porque el campen, por difuminado que parezca, tampoco permite respiros. Pero se dio uno, casi al final, y fue su perdicin: Mller burl a Oblak y embarr el camino. El billete a octavos ahora pende de una final en Austria en la que hasta valdra el empate. Una final no deseada.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

También pueden gustarle