Entretenimiento

Cae el sicario que mató a un narco al salir de la comunión de su hijo en Málaga

Amir Faten Mekky, líder de la banda de sicarios detenido en Dubai


Madrid
Actualizado:

Guardar

El sicario Amir Faten Mekky, detenido el jueves en Dubai (Emiratos Árabes), estaba en busca y captura desde 2018. Danés, de origen iraní, en mayo de ese año se le atribuye el asesinato desde una moto de David Ávila, alias «Maradona», de 36 años, cuando salía con su familia de la iglesia en la que acababa de celebrar la Comunión de su hijo en San Pedro de Alcántara (Málaga). Cinco disparos a plena luz del día. El origen, una supuesta deuda de la víctima por un «vuelco» de 400 kilos de cocaína. Antes le habían quemado el gimnasio que regentaba y lo habían intentado con un chiringuito en Estepona.

El 20 de agosto acribilló al narco magrebí Sofian Mohamed, «el Zocato», de nueve disparos a las puertas de su lujosa villa de Estepona y huyó en bicicleta. En octubre varios miembros de la organización de Mekky detonaron dos artefactos explosivos en una urbanización y un polígono industrial en la provincia de Málaga.

La Costa del Sol vivió episodios de violencia en ascenso, con organizaciones enfrentadas por el control del territorio. A Mekky, de solo 23 años, la Policía Nacional le considera el máximo responsable de la organización criminal «Los Suecos», dedicada al trafico de drogas y al ajuste de cuentas». Funcionaban como «una auténtica casa de cobro compuesta por miembros de varias nacionalidades escandinavas», a semejanza de las oficinas de sicarios colombianas. «Pero estos son todavía más brutales, solo en Suecia a Mekky le atribuyen entre 18 y 20 asesinatos», explican fuentes policiales. Al parecer, no solo cobran por matar, sino que forman parte de los grupos que les contratan.

La Policía Nacional creó un grupo de investigación con ayuda de agentes holandeses y suecos, de donde proceden algunos de estos sicarios y con colaboración de Interpol y Europol. El pasado noviembre se produjeron nueve detenciones. La banda actuaba en la Costa del Sol y en la localidad sueca de Malmö y estaba liderada, según los agentes, por dos parejas de hermanos. Pero Mekky no estaba entre los arrestados.

Se averiguó entonces que este individuo había huido a Marruecos y desde allí había volado a Dubai, señalado por la Policía como un nuevo punto de refugio de narcotraficantes de medio mundo. «Le hemos seguido por tres continentes», señalan fuentes de la investigación. Marruecos, Tailandia, Turquía, Dinamarca, Suecia, España y Dubái y Qatar han estado en el objetivo.

En Tailandia se detectó a parte de la organización, se rastrearon hoteles y parejas pero no dio resultado. El contacto de los agregados de Interior españoles en Dubai sí dio frutos, pese a las distintas identidades que utilizó el sicario y las medidas de seguridad que adoptaba. Todas esas identidades fueron incluidas como un código rojo, a través de Interpol, para que se le pudiera detener si cruzaba algún puesto fronterizo. Las informaciones apuntaban a que podía moverse entre Dubai y Qatar en coche con su pareja.

El jueves, gracias a esa colaboración internacional fue detenido por fuerzas especiales del emirato en la casa en la que vivía. Tanto España como Suecia lo reclaman para ser juzgado por más de veinte asesinatos.



Source link

Deja un comentario

También pueden gustarle