Entretenimiento

“Borat”: las controversias que dejó la obra maestra de Sacha Baron Cohen

“Borat”: las controversias que dejó la obra maestra de Sacha Baron Cohen


“Mí país me envió a los Estados Unidos para hacer una película-filme. Por favor, ven a ver mi película. Si no es exitosa, me ejecutarán”, dice Borat en un tráiler de la película que lleva su nombre. Catorce años después, la obra maestra de Sacha Baron Cohen se mantiene como una de las mejores muestras del humor del siglo XXI y hasta la fecha su ácida observación de la sociedad estadounidense sigue dando que hablar.

MIRA: “Borat 2”: estrenan el tráiler de la nueva aventura del polémico reportero

Estrenada en noviembre del 2006 en el formato de un documental falso, el filme gira en torno a Borat Sagdiyev (Cohen), un periodista de Kazajistán ‘inocentemente’ misógino y antisemita que viaja a los Estados Unidos para aprender de la cultura de la ‘más grande nación de la Tierra’. En su trayecto se cruza con miembros de diferentes grupos de la sociedad de este país y se mete en diversas situaciones, incluyendo un rodeo, un campamento para cristianos y una inolvidable pelea con su productor Azamat (Ken Davitian) en la que ambos hombres se enfrentan desnudos en diversas partes de un hotel. A la par, Borat se queda viudo pero encuentra un nuevo amor en la figura de la actriz Pamela Anderson, a quien finalmente conoce – e intenta secuestrar- en el clímax de la película.

A pesar de ser alabada por la crítica – ganó un Globo de Oro y fue nominada al Oscar – y un éxito en las taquillas, la película no se encontró sin detractores, en particular aquellos que sintieron que fueron engañados por los productores de la misma y al menos una persona lo culpó por la pérdida de su trabajo. La película tampoco agradó inicialmente al país de Kazajistán, que en un inicio condenó la cinta y prohibió su distribución. Con una secuela en camino, no hay quizás momento para volver a revisar esta película y las polémicas que originó.

AMOR Y ODIO EN KAZAJISTÁN

Quizás la relación más acrimoniosa y variada fue la del propio gobierno de Kazajistán, país del que Borat dice pertenecer. Un antiguo miembro de la Unión Soviética ubicado en Asia Central, la nación de 18 millones de habitantes es presentada como un lugar retrógrado donde el plato nacional es la carne de caballo mientras que su bebida de preferencia es la orina equina fermentada.

Incluso antes de su llegada a los teatros, la película fue repudiada por el gobierno kazajo, que condenó el uso de su país como el origen “de su mítico, misoginista y antisemítico reportero”. “Estoy ofendido y la gente de Kazajistán están ofendidas por la elección”.

Tras la salida de la cinta Kazajistán se unió también a la lista de decenas de países, en su mayoría árabes, que prohibieron la distribución de la cinta en 2006, mientras que el país también lanzó una multimillonaria campaña para mejorar el perfil de la nación, el cual incluyó un enorme anuncio en el New York Times.

Pero con el tiempo y la distancia las actitudes se suavizaron entre Borat y Kazajistán y para el 2012 el entonces ministro de relaciones exteriores Yerzhan Kazykhanov celebró el impacto positivo que tuvo la cinta al afirmar que “con la salida de este filme, el número de visas emitidas por Kazajistán se multiplicó por diez. Estoy agradecido a ‘Borat’ por ayudar a atraer a turistas a Kazajistán”.

DEMANDAS Y QUEJAS

Aunque gran parte del contenido de “Borat” fue planeado, las interacciones que el personaje de Sacha Baron Cohen tuvo con ciertas personas fueron sorpresas para las mismas, quienes pensaban sinceramente estar frente a un periodista europeo. Y si bien algunos trataron su inclusión en la cinta como una broma y hasta una bendición, como fue el caso de Pat Haggerty, quien en una memorable escena del filme intenta enseñar a Borat el humor estadounidense, la mayoría protestó su inclusión en el falso documental.

Pat Haggerty intentando enseñarle el humor estadounidense a Borat. (Foto: 20th Century Fox)

Pat Haggerty intentando enseñarle el humor estadounidense a Borat. (Foto: 20th Century Fox)

“Estaban ejerciendo su derechos de la Primera Enmienda”, afirmó Haggerty a AP poco después de la salida de la cinta. “Y este tipo Sacha Cohen va a hacer 87 ‘quatrillones’ de dólares. Sabes qué, bien por él. Solo lamento que tuvo que hacerlo de una manera que dejó a las personas como unos idiotas al exponer sus defectos”.

Esta actitud no fue compartida por otros de los ‘protagonistas’, como por ejemplo Dharma Arthur, quien en su rol como productora del canal WAPT en la localidad de Jackson (Mississippi) fue la responsable de agendar la aparición del falso periodista kazajo en un programa de noticias de mediodía, donde procedió a realizar chistes subidos de tono e incluso besó a uno de los conductores.

En una carta a la revista semanal Newsweek, la mujer afirmó que a consecuencia de su error su jefe “perdió su fe en mis habilidades y cuestionaba todo lo que hice después. Me costó tres meses conseguir otro trabajo y ahora estoy miles de dólares en deuda y luchando por mantener mi casa. Que molesto que un hombre que deja tanto daño en su camino sea alabado como un genio cómico”.

Las acciones de “Borat” también tuvieron consecuencias legales para la producción de “Borat”. En el primero de varios litigios, dos estudiantes universitarios que aparecieron en la película borrachos y expresando sentimientos racistas y misóginos iniciaron un juicio al afirmar que su aparición en el filme había afectado su reputación y causado la pérdida de oportunidades laborales. La demanda fue desestimada en febrero de 2007, según EOnline.

No fueron los únicos. También iniciaron acciones legales Michael Psenicska -quien le dio lecciones de manejo al protagonista- y Kathie Martin – la instructora de etiqueta que es irritada por el personaje de Cohen- entre otros, pero ninguna de las demandas prosperó.

EL PUEBLO QUE BORAT DEJÓ

En una de las aristas más curiosas del caso, el pueblo de Glod también demandó a los productores y distribuidores de la película. La localidad, ubicada a la sombra de los montes Cárpatos en Rumanía, fue mostrada como el hogar de Borat al inicio de la cinta, a pesar de no estar ubicada en Kazajistán como dice en la película.

Un pueblo de 1.500 habitantes de medios modestos y sin desagüe, los habitantes del pueblo inicialmente recibieron con brazos abiertos al equipo de producción del filme, supuestamente un documental, viéndolo como una manera de traer necesarios ingresos a su economía.

Sin embargo, con la salida y popularidad de “Borat” pronto se dieron cuenta que habían sido una de las víctimas de las bromas de Sacha Baron Cohen.

Pobladores de la comunidad de Glod en Rumanía demandaron a los productores de "Borat" por la manera en que lo mostraron en el filme. (Foto: 20th Century Fox)

Pobladores de la comunidad de Glod en Rumanía demandaron a los productores de “Borat” por la manera en que lo mostraron en el filme. (Foto: 20th Century Fox)

En la cinta el pueblo natal de Borat -llamado Kuzcek en la ficción- es mostrado como un lugar sin moral ni educación, lleno de meretrices, incestuosos y violadores, donde los niños juegan con armas de fuego.

Si veo a Borat, lo mataré con mis propias manos”, dijo uno de los habitantes de Glod cuando un equipo de ABC News visitó en noviembre de 2006.

Otros de los vecinos lamentaron que se hayan aprovechado de la miseria del pueblo para mostrarlo de una manera tan desfavorable. “Nuestra región es de extrema pobreza y todos están esforzándose bastante para salir de esta miseria. Es inaudito explotar las desgracias de la gente para reírse de ellos”, afirmó Nicu Tudorache, quien fue uno de los demandantes.

En total se hicieron dos intentos de llevar a juicio a “Borat” en los Estados Unidos, uno en 2006 y otro en 2008, pero ambos fueron denegados por falta de evidencia. Un documental titulado “When Borat Came to Town” (“Cuando Borat llegó al pueblo”), estrenado en octubre de 2008, mostró la decepción palpable que experimentaron los habitantes de Glod por los resultados, así como el dolor que dejó Sacha Baron Cohen en la pequeña comunidad.

¿LA HISTORIA SE REPITE?

A pesar de que todavía no se estrena, la secuela titulada “Borat Subsequent Moviefilm: Delivery of Prodigious Bribe to American Regime for Make Benefit Once Glorious Nation of Kazakhstan” se presenta como una cinta igual o más controvertida que la original.

Adelantos del filme, a estrenarse el 23 de octubre en el servicio de streaming Amazon Prime Video, muestran al personaje de Sacha Baron Cohen interactuando con la policía, en un baile de debutantes e incluso en un discurso del vicepresidente Mike Pence, donde el personaje de Borat aparece vestido como Donald Trump. Queda ver si la cinta tendrá el mismo éxito que la primera entre el público y en las cortes.

VIDEO RECOMENDADO

“Estamos un poco huérfanos”, dicen argentinos tras muerte de Quino

(AFP)

TE PUEDE INTERESAR





Source link

También pueden gustarle