Entretenimiento

Así era el hotel Ritz de Madrid hace 110 años

Así era el hotel Ritz de Madrid hace 110 años


Madrid, (1910). Empleados del Hotel Ritz posan en uno de los salones al poco tiempo de su inauguración+ info
Madrid, (1910). Empleados del Hotel Ritz posan en uno de los salones al poco tiempo de su inauguración

Actualizado:

«Fue un acontecimiento la inauguración del Hotel Ritz» la noche del 1 al 2 de octubre de 1910, a tenor de lo que contó ABC. La Familia Real, varios ministros y diversas personalidades de la época habían sido invitados para recorrer por primera vez sus estancias y pudieron admirar «el lujo y confort derrochados» en el nuevo establecimiento que abría en Madrid, en uno de los mejores y más céntricos sitios de entonces (y de ahora), entre la Bolsa y el Museo del Prado.

El edificio había sido diseñado por el arquitecto francés Charles Mewes, como los hoteles de la misma cadena de París y Londres, y los trabajos habían sido dirigidos por el arquitecto español Luis de Landecho y su compañero Lorenzo Gallego. Constaba de nueve pisos: uno subterráneo, otro semisubterráneo, planta baja y seis superiores. Así lo describía con detalle entonces ABC:

«La entrada principal, situada en la plaza de la Lealtad, tiene tres grandes puertas que, por un pórtico de carruajes, dan acceso al hall, severamente decorado y alumbrado. En el mismo hall hay elegantes instalaciones para venta de flores, fotografías y periódicos.

A la derecha se encuentran los salones de descanso, y el comedor, que es una de las salas más hermosas y suntuosas del nuevo Hotel. Ocupa casi todo el frente de la fachada de la plaza de Cánovas, con una amplitud y altura de techos extraordinarias, y tiene cinco grandes huecos, para que de todos los lados se pueda disfrutar la perspectiva que por ese sitio ofrece el salón del Prado. Una gran puerta central da acceso a la terraza, construida en el jardín de la plaza de Cánovas, con un frente de 40 metros, en la que se servirán comidas, tes, etcétera, habiéndose colocado a todo lo largo de la fachada un inmenso toldo, que cubrirá la terraza, perservándola del sol y la lluvia. Tres escaleras de piedra sirven de bajada al jardín, cercado por una verja.

+ info

En el centro de la planta baja, entre el hall y la entrada de la calle de Felipe IV, se halla el Jardín de Invierno, verdadera novedad en los hoteles de Madrid. Está situado en el gran patio central, dividido en dos planos de diferente altura, unidos por una escalinata de piedra, y adornado con profusión de palmeras y macetas diversas. Al fondo existe una preciosa estatua sobre macizo de césped y flores. La gran alfombra que cubre este jardín procede de la Real Fábrica de Tapices, y el mobiliario, gran parte de junco esmaltado, es de la casa Perret et Vibert, de París. El jardín está cubierto por una gran montera de cristales, por la cual correrá constantemente, durante los meses de verano, una capa de agua que preservará del calor. La iluminación la constituuyen aparatos de gran potencia, ocultos por cristales, y una serie de “appliques”, expresamente construidos por la casa Bagues Frères, de París, según dibujos de M. Mewes.

Madrid, noviembre de 1916. Fiesta de caridad en el hotel Ritz. El salón de fiestas durante la velada que se celebró a beneficio de los niños pobres del distrito de Buenavista+ info
Madrid, noviembre de 1916. Fiesta de caridad en el hotel Ritz. El salón de fiestas durante la velada que se celebró a beneficio de los niños pobres del distrito de Buenavista – José Zegri

Asimismo, con entrada especial, existe una gran sala de fiestas, con salones accesorios para recibir, tocadores y cuanto puede ser necesario para que su servicio se verifique independientemente del resto del Hotel. Esta sala se destina a bailes, banquetes, recepciones y actos análogos, y se pondrá a disposición de las personas que deseen utilizarla.

También en la planta baja está el salón de lectura, grande y ricamente amueblado; el “restaurant” y el “fumoir“, preciosa habitación estilo holandés.

Los cinco pisos destinados a habitaciones de viajeros suman un total de 180 cuartos y salones, con unos 80 cuartos de baño, provistos de tocadores, W.C. y todos los servicios necesarios. El acceso a todos los pisos se verifica por la escalera principal y por dos ascensores eléctricos, procedentes de la Casa Stigler, de Milán, instalados, así como los montacargas y montaplatos, por D. Jacobo Schneider, de Madrid.

+ info

En cada piso hay departamentos compuestos de salón, dos dormitorios y dos cuartos de baño, W.C. Estos departamentos, con entrada particular, están situados en los dos ángulos que forma el edificio en la plaza de Cánovas, ó sea en el sitio de las mejores vistas del Hotel. Todas las habitaciones destinadas a viajeros están cubiertas de lujosa alfombra, suministrada por la casa Braquenié, de París.

La calefacción de estos pisos se efectúa por vapor a baja presión, y la de la planta baja por aire caliente, y ha sido instalada por la Sociedad anónima española Korting.

En cada piso hay una central telefónica para servicio interior y exterior y en los cuartos de viajeros, además de la lámpara eléctrica, fija y pendiente del techo, existen lámparas portátiles de bronce construidas por los Sres Herráinz y Compañía, de Madrid, de un sistema nuevo sumamente práctico.

El mobiliario de las habitaciones, lo mismo que el del resto del Hotel, es de un gusto depurado. Ha sido hecho por la tan conocida casa de esta corte Lissárraga y Sobrinos y enaltece a la industria madrileña. Todas ellas tienen grandes armarios de pared revestidos de espejos, que, como los de los salones y cuartos de baño, se han comprado a los Sucesres de Perceantón, de Madrid.

En cada planta se encuentran cuartos de menores proporciones, pero de iguales comodidades, con muebles de roble mate, de estilo inglés, hechos por el conocido ebanista D. Evaristo Jiménez, a cuyo cargo ha estado también todo el mobiliario de la ropería, offices de pisos, cocicnas y demás servicios interiores.

La ropa blanca, de cama y mesa, de hilo, procede de la afamada casa de Irlanda Robinson S. Cleaver. Los cubrecamas, edredones y la obra de tapicería han sido confeccionados por los Sres Rodríguez Hermanos de Madrid, y las mantas, por los señores Casaña y Compañía, de Palencia.

En los sótanos están instaladas las cocinas, verdadera maravilla en su género, dotadas de todos los perfeccionamientos modernos.

Las cámaras frigoríficas, bodegas y demás dependencias, todo atendido con el mismo esmero que el resto del Hotel.

Banquete político en el hotel Ritz en 1911. El presidente del consejo de Ministros, Sr. Canalejas (X), en la mesa presidencial de la fiesta+ info
Banquete político en el hotel Ritz en 1911. El presidente del consejo de Ministros, Sr. Canalejas (X), en la mesa presidencial de la fiesta – Ramón Alba

El Champagne, en gran parte, ha sido suministrado por la casa Lanson, Père et Fils, y el Jerez, por la casa de Ricardo Valderrama.

(…) Todo el servicio de comedor es escogidísimo y merece mención especial. La vajilla de plata inglesa, estilo Luis XVI, se compone de más de 15.000 piezas y ha sido construída expresamente por la casa The Goldsmiths & Silversmiths & Cº Ld, de Londres. La vajilla corriente de porcelana, de igual estilo Luis XVI, procede de la fábrica Haviland, de Limoges, y consta de más de 20.000 piezas.

De este orden, respecto a lujo y elegancia, son todos los demás servicios del Hotel, de los que no hacemos hoy una minuciosa y detallada relación por falta de espacio, debiendo sólo citar, en cuanto a detalles primorosos, las carpetas y cajas de papel y sobres que hay en todos los cuartos y en los salones de uso general, hechas de piel, por la fábrica de D. Enrique Loewe, de Madrid, y provistas de excelentes papeles ingleses, suministrados por la casa Raoul Péant, de esta corte.

También hay en el Hotel peluquería para señoras y caballeros, servicio de intérpretes de todos los idiomas, correos, etc, etc.

+ info

(…) Garantiza el buen funcionamiento del Hotel su director, D. Antonio Mella, que ha dirigido desde el primer momento la instalación hasta en sus menores detalles y que tiene acreditada su pericia en los Hoteles Ritz de París y Londres y Explanada de Hamburgo. Su esposa, madame Mella, a cuyo cargo está todo el servicio de cuartos y ropa, está considerada como la mejor y más inteligente “gouvernante” de Hoteles Ritz.

(…) La inauguración constituyó un verdadero acontecimiento, asistiendo a ella numerosa y selecta concurrencia. (…) La orquesta de tziganes ejecutó los celebrados valses de su repertorio durante las dos horas que duró la velada y los invitados fueron obsequiados con un magnífico “buffet”».

Ver los
comentarios





Source link

También pueden gustarle