Entretenimiento

Arnaus, permiso especial para buscar un sueño

Arnaus, permiso especial para buscar un sueño



Actualizado:

Guardar

El refranero está lleno de expresiones para ensalzar el valor de la voluntad, pues mueve montañas y todo lo puede. Pero la mayoría de las veces, la realidad se obstina en impedir que los sueños se puedan convertir en realidad. Y una pandemia mundial es motivo más que suficiente para que cualquiera deje sus ilusiones aparcadas.

Sin embargo, hay personajes hechos de una pasta especial para los que el esfuerzo merece una recompensa y no cesan hasta conseguirla. Es el caso de Adri Arnaus, reconocido en el golf español como el mayor talento de la nueva generación de golfistas, incluido el mismísimo Jon Rahm. «Éramos compañeros de habitación en los equipos nacionales y hemos jugado mil veces juntos; conozco su potencial y seguro que llegará hasta donde se proponga», señala el vasco al hablar de su amigo.

El problema surgió este año cuando la pandemia frenó su progesión. Jugador de cocción lenta, no llegó al PGATour directamente desde desde la universidad como el vizcaíno, sino que ha ido labrando su carrera paso a paso, ascendiendo todos los escalones (Alps Tour, Challenge Tour y European Tour) hasta consolidarse en la elite mundial. En los dos primeros logró victorias en su primera campaña y en el último estuvo a punto de conseguirla el año pasado, cuando fue tres veces subcampeón (Kenia, Chequia y Valderrama). Para este 2020 su progresión le estaba demandando un triunfo y el salto a los grandes torneos. Tenía el PGA Championshipa la vista (limitado a los cien primeros del ranking mundial), mas se quedó bloqueado al ocupar el 103 en el momento del parón.

Necesita puntos con rapidez

Aunque ha trabajado con insistencia en privado durante el confinamiento, la ausencia de torneos puntuables en Europa hasta final de julio le hizo buscar una opción arriesgada. «El único sitio donde ya se está jugando es en Estados Unidos, pero ahora no dan invitaciones en el PGATour; o sea que tenía que intentarlo en el Korn Ferry», reconoce el barcelonés. Como idea no estaba mal, pero aún tenía por delante dos problemas a cuál más insalvable: ni tenía tarjeta del KFT ni tampoco posibilidad de viajar allí, al estar las fronteras cerradas.

Con la ilusión y confianza que le caracterizan, vio una puerta abierta en el clasificatorias de los lunes de esa segunda división, de libre acceso. «Hay ocho plazas en juego y tengo cuatro torneos por delante. Lo que debo hacer es clasificarme cada semana y luego tratar de ganar para conseguir los derechos y subir en la tabla mundial», sigue relatando. Si no se tratara de un ganador como Arnaus, pareceía el típico cuento de la lechera, pero su equipo confía ciegamente en él. Le apoyan su entrenador (Nacho Garrido, ganador de la Ryder Cup) y su caddy (Pello Iguarán, poseedor de un British junto a Francesco Molinari). «Llevo muchos años en esto y reconozco que estoy aprendiendo un montón en estos meses que llevo trabajando con Adri», se sincera su nuevo escudero.

De manera que, con el plan deportivo claro, faltaba la parte administrativa. «Mi mánager Richard Rayment habló con el PGATour y éste con el Gobierno americano para que me dieran un permiso especial de viaje; y a los pocos días ya lo tenía», declara encantado Arnaus. Hoy mismo, en Utah, dará el primer golpe en busca de su sueño.



Source link

Deja un comentario

También pueden gustarle