Internacionales

Ambar: una ciudad en un vaso de cerveza

Ambar: una ciudad en un vaso de cerveza


La Zaragozana, empresa que fabrica Ambar, cumple 120 aos de vida llevando el nombre de la capital maa ms all de Aragn. Reproducimos su historia a travs de su maestro cervecero y su CEO.

Si le pregunta a un zaragozano qu echara de menos si viviera fuera de Zaragoza es posible que una de las respuestas sea tomarse una caa en el Tubo, la zona de tapas ms famosa de la ciudad. Si ahondamos un poco en la respuesta, seguramente la caa sea de Ambar, la cerveza elaborada por La Zaragozana y que este ao cumple 120 aos de existencia.

Ambar, como ocurre en otras comunidades de Espaa, est ntimamente ligada al territorio donde se elabora y consume mayoritariamente. Gran parte de la cerveza que se consume en la capital maa pertenece a esta empresa, englobada dentro del Grupo Agora, conglomerado de empresas que factura alrededor de 200 millones de euros al ao y emplea a cerca de 1.000 personas.

La Zaragozana est tan unida a la ciudad que en 2018 la capital maa le otorg a la empresa la Medalla de Oro de la ciudad por llevar “el nombre de Zaragoza a todo el mundo”.

La historia de esta identificacin comienza en 1898 cuando un grupo de empresarios de la ciudad, entre los que se encontraba el por entonces alcalde, Ladislao Goizueta, decide aprovechar una ingente y provechosa cosecha de cebada para elaborar cerveza. Para ello fundaron La Zaragozana, ‘Fbrica de Cerveza, malta y Hielo’. Por aquel entonces todo un “atrevimiento por lo desconocida que era la bebida”, cuenta Jonathan Sturdy, CEO del grupo Agora.

La primera fbrica de la empresa se situ en lo que por entonces eran las afueras y hoy es el barrio de San Jos. La construccin se hizo siguiendo las instrucciones del arquitecto Antonio Mayanda, al que los creadores de la empresa enviaron a Alemania a buscar inspiracin. Se pusieron los ojos en esa zona porque “en los pases del centro de Europa el desarrollo de la cultura cervecera haba sido muy importante”, narra Antonio Fumanal, actual maestro cervecero de Ambar.

Tecnologa bvara

A la factora se la equipa con tecnologa alemana, presente en el valle del Ebro gracias a la industria de la remolacha azucarera. Al frente se puso a una persona “capaz de elaborar grandes cantidades de cerveza para la poca y de manera continua”, segn Fumanal. El elegido fue el germano Charles Schlaffer, primer maestro cervecero, que lleg con toda la familia a una Zaragoza donde haba que dar a conocer una bebida “prcticamente desconocida”.

Sanz en la chimenea de la malter
Sanz en la chimenea de la maltera hacia 1950. Coleccin Enrique Toha.

Schlaffer se encarg de aportar la receta original de Ambar, una cerveza lager de inspiracin germnica que se distribua a los bares del centro de la capital aragonesa o “se consuma en un merendero que tena la propia fbrica”, recuerda Fumanal.

La bebida gust a los zaragozanos, sobre todo por el “efecto ‘padre-hijo’ por el cual los hijos beban algo distinto a los padres”, cuenta Fumanal. La empresa “cada vez iba mejor” como muestran los registros en los que se iba “renovando el equipamiento industrial”, explica.

Los primero aos de existencia de La Zaragozana fueron de expansin, aunque no estuvieron exentos de dificultades, como “un conato de huelga en 1918 por el consumo limitado de cerveza que se poda beber en el turno de trabajo”, explica Sturdy.

Los aos 20 y 30 suponen una “poca de desarrollo tecnolgico que coincide con la entrada en la compaa de los actuales propietarios”, la familia Roehrich, de origen alsaciano. Espaa, Europa y la propia ciudad de Zaragoza viven “aos de cambio”, rememora Fumanal, que se ven tambin reflejados en la empresa.

Posguerra de caresta y uva

La Guerra Civil y la posguerra son otro punto de inflexin en la historia de la empresa. “La llegada de materia prima era escasa”, recuerda Stordy, lo que oblig a La Zaragozana a importar cereal de donde se pudiera. La despensa de cereal de la poca estaba en Rusia, de donde se trajo la cebada y se mezcl con mosto de uva puesto que no haba suficiente para elaborarla slo con malta.

“Los que la bebieron recuerdan que buena no era”, cuenta Fumanal. Pero el “conocimiento de la tecnologa permiti buscar una solucin a esa escasez”, explica.

La poca cerveza que llegaba a los locales duraba escasos minutos en la barra de los bares. Los barriles de madera en los que se transportaban “se vendan con cuentagotas” y era toda una incgnita si al da siguiente se volvera a recibir el pedido.

claves del crecimiento

La explosin del turismo internacional en nuestro pas trajo tambin un cambio de “hbitos de consumo”. A eso se suma “la llegada de fabricantes extranjeros”, recuerda Fumanal, lo que hace que los productores espaoles “se pongan las pilas”. La introduccin de mejoras en la fabricacin de envases de vidrio dispar tambin el consumo en los hogares, con lo que la demanda creci.

La empresa necesitaba crecer en produccin, pero a mediados de los 70 la factora ya se encontraba integrada en la ciudad. Ampliar los terrenos no era factible.

La solucin vino de Japn, de donde se trajeron los tanques verticales que ahora adornan la primera fbrica de Ambar, convertida en la actualidad en un centro de cultura cervecera. Esos enormes contenedores permitieron ampliar la produccin y satisfacer la creciente demanda, impulsada tambin por el aumento del nmero de cafs y bares tanto en la zona centro de la ciudad como en los barrios perifricos.

Una bebida “extravagante”

En 1976 Ambar desarroll una variedad de esta bebida de la que ser pionero en nuestro pas: la cerveza sin alcohol. Su maestro cervecero por aquel entonces, Juan Antonio Corchn, junto al cervecero belga y asesor Profesor Charles A. Masscheleine, crearon la primera ‘sin’ del pas.

Esta bebida responda a varias necesidades. La recomendacin mdica de reducir el consumo de alcohol, la introduccin de nuevos momentos sociales y el aumento del parque automovilstico ‘crearon’ la necesidad de tener una cerveza sin alcohol.

“Ambar intent responder a esa necesidad social” a travs de esta primera cerveza sin alcohol, seala Fumanal, que confiesa que “las primeras eran difciles de tomar”. Algunos pensaron incluso que era una bebida demasiado “extravagante”. La tecnologa permiti mejorar la bebida y ha convertido a Espaa en el pas que ms cerveza de este tipo produce y consume. Aos ms tarde, con el propio Antonio Fumanal como maestro cervecero, crearon una cerveza sin alcohol y sin gluten, apta para el consumo de celiacos.

Crisis y crecimiento gastronmico

Las crisis de los 70, 90 y 2008 hicieron mella en la empresa, “haciendo retroceder la senda positiva de ventas”, cuenta Stordy. Sin embargo, los ltimos aos del siglo XX y el comienzo del XXI han supuesto un cambio de paradigma en cmo se consume y concibe la cerveza, situndose en algo ms que una bebida. “Se va viendo que gastronmicamente es muy rica”, explica Fumanal.

Este impulso, auspiciado en todo el pas por una escena cervecera que crece a buen ritmo, ha cristalizado en la empresa aragonesa en Ambiciosas, una lnea de productos que sigue la tendencia ‘crafty’ de las grandes cerveceras. Para Ambar estas cervezas “son una manera de hacer series no muy grandes pero que abren la puerta a nuevos ingredientes, procesos y territorios”, segn Fumanal.

La ltima cerveza de la fbrica de San Jos sali en 2019, aunque se puede seguir visitando. La nueva factora, situada en el barrio de La Cartuja, se puso en marcha tras invertir ms de 60 millones de euros y se concibi para optimizar el proceso de fabricacin. Ambas factoras “dejan una huella en el alma urbana”, cuenta Stordy.

La Zaragozana produce cada ao casi 96 millones de litros, lo que le otorga una cuota nacional de un 2,2%. El objetivo, despus de la crisis del coronavirus, es “seguir creciendo a un ritmo similar al actual”, cuenta Stordy.

Todo sin perder de vista la herencia de aquel cervecero alemn que lleg a Zaragoza con toda su familia. Desde l hasta este 2020, han pasado 11 maestros cerveceros cuya misin es mantener la esencia de una receta de cerveza que, como sentencia Antonio Fumanal, “pertenece a la ciudad”.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más





Source link

También pueden gustarle